jueves, 4 de septiembre de 2008

LOS PELIGROS DEL CERRO SAN CRISTOBAL


LA REPUBLICA SETIEMBRE 29, 2008

Los peligros del Cerro San Cristóbal

Pese a que autoridades dijeron que pondrían muros en la vía, todo sigue igual desde abril del 2007, cuando dos personas cayeron en su auto.

Luis Velásquez C.

Guerra avizada. Las autoridades municipales deben hacer algo pronto. No vaya a ocurrir otra tragedia con muertes absurdas.

El minibús repleto de escolares sube lentamente en pos de alcanzar la cruz que se yergue en lo alto. Detrás, un carro llevando turistas sigue su paso y sus huellas para no caer en desgracia. Mejor dicho, para no caer. La misión de hoy consiste, entonces, en terminar sin novedad el paseo a lo alto del Cerro San Cristóbal.

El camino sinuoso es una advertencia para los choferes que viven siempre apurados. No les permite ver más allá de la siguiente curva, y por eso deben andar pendientes de la caprichosa ruta. No hacerlo significaría la muerte… para ellos y sus pasajeros.

Es la razón por la que subir al mirador de este cerro continúa siendo una misión peligrosa, ya que nada ha cambiado. Los recodos sin señales ni barandas y los pasos estrechos sin muros de contención continúan como en abril del 2007, cuando el taxista Joel Ayala Rojas y una joven que había contratado sus servicios murieron después de rodar 300 metros dentro del vehículo en el que viajaban.

De nada sirvieron los ofrecimientos de ciertas autoridades y las exigencias de los vecinos del AH Leticia que aquella noche vieron cómo una camioneta station wagon les caía encima. Tampoco las recomendaciones dadas entonces por la Policía, pues todo sigue igual en el Cerro San Cristóbal.

El camino sigue angosto, la iluminación artificial por las noches es escasa y la señalización simplemente no existe. El instinto es lo que manda en esta travesía.

EL MIEDO DE LOS VECINOS

Peligro. Vecinos temen que en cualquier momento les caiga encima un auto.

Solo los valientes llegan a su cima.

Tienen razón, entonces, los vecinos que ocupan las faldas del cerro, cuando se quejan de que las autoridades no hacen nada por dar seguridad a los visitantes y residentes que se ven en la obligación de emplear mototaxis, autos y minibuses para alcanzar las partes del Cerro San Cristóbal.

"Esto no es nada. Tendría que ver la cantidad de carros que suben en Semana Santa y los feriados largos. Es para morirse de miedo. A veces se encuentran dos carros en un tramo estrecho y uno tiene que retroceder. No sabe el miedo que nos da de que se despiste y caiga", confiesa Matilde Linares, vieja inquilina del cerro más famoso de Lima.

Lo mismo cree José Ugarte, mototaxista con mil historias y aventuras ocurridas en el Cerro San Cristóbal. "Un compañero nuestro quedó grave al caer con su moto, cerca del sector de Leticia. Una cúster lo cerró y no tuvo tiempo para arrojarse. Por suerte no tenía pasajeros".

"En otra ocasión, un pasajero rodó y quedó prendido de las rocas. Tuvo suerte y no cayó hacia el lado de Caja de Agua, pues la caída ahí le hubiera costado la vida".

RESPUESTA DE AUTORIDADES

Ante esta situación, ¿qué dicen las autoridades? Veamos. Allegados al alcalde del Rímac, Víctor Leyton, dijeron que la responsabilidad de dotar de mecanismos de seguridad a esta vía corresponde a la Municipalidad Metropolitana de Lima, en vista que la Superintendencia de Bienes Nacionales le transfirió la administración del lugar para llevar a cabo su proyecto de construcción de un teleférico turístico.

¿Y el concejo de Lima? El gerente de Transporte Urbano, Alejandro Soraluz, explicó que el control del correcto uso de la vía que recorre el Cerro San Cristóbal corresponde a la Policía y no a los inspectores de Tránsito del municipio, pues ellos tienen la labor específica de controlar el transporte público.

No obstante anunció que "el mantenimiento y señalización del citado tramo está programado para la primera semana de noviembre en coordinación con la municipalidad del Rímac".

¿Y los muros de seguridad en la estrecha vía?, el funcionario no dijo nada al respecto.

CIFRAS

5 soles cobran los urbanitos por trasladar turistas hasta la cima del San Cristóbal.

15 minutos en promedio tardan los vehículos en llegar hasta el mirador del cerro.

PRECISIÓN

Teleférico. Uno de los argumentos que esgrimió la Municipalidad de Lima a la hora de lanzar el proyecto del Teleférico que costará US$5.8 millones es la falta de seguridad en la vía. Se dijo que funcionará en paralelo con los viajes por tierra, pero con mayor seguridad, comodidad y en menos tiempo.

1,800 metros de camino angosto

El ancho de la vía que conduce a lo alto del Cerro San Cristóbal (400 msnm) tiene 3 metros con 60 centímetros, en promedio. Este pequeño espacio apenas permite el paso de un vehículo a la vez.

La distancia que hay entre el Paseo de Aguas, que es el inicio del camino, y la cima del Cerro San Cristóbal es de mil 800 metros. Esto incluye ocho curvas que dan exactamente hacia cuatro asentamientos humanos del Rímac y San Juan de Lurigancho.

La municipalidad del Rímac arborizará mil 500 metros cuadrados de las faldas del Cerro, con miras a cambiar su aspecto. Esta labor se suma al pintado de fachadas que realizó el gobierno como parte del programa APEC.

La Superintendencia de Bienes Nacionales le entregó a la municipalidad de Lima la administración de 280 mil metros cuadrados del Cerro, para la futura construcción del Teleférico.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu