miércoles, 3 de septiembre de 2008

CIUDADO SEÑOR MINISTRO!!!


De: Jairo Doidao [mailto:doidao_jairo_2000@yahoo.com]
Enviado el: Viernes, 19 de Septiembre de 2008 11:42 a.m.
Para: gtejadad
Asunto: CIUDADO SEÑOR MINISTRO !!!

Sr. Director:

¡Cuidado Señor Ministro!

En todo este bochorno y caos que se vive en nuestra ciudad debido al tráfico vehicular por el bloqueo de pistas para su debida reconstrucción, encima tenemos que soportar la incomodidad de una huelga producida por estos señores encargados de salvaguardar la salud del pueblo llamados “médicos”.

Quizás sus reclamos sean fundamentados y justos, ó, quizás no, pero desde luego esta huelga médica, lleva a un inevitable malestar en la población que recurre a los hospitales y al Seguro Social para ser atendidos por aquellos males que aquejan y muchas veces incluso, ser mal atendidos y siendo víctimas de esas colas madrugadoras para conseguir una cita.

Pero esta huelga, además de perjudicar a la población, ha sido mal manejada por el Gobierno, especialmente por el titular del Ministerio de Salud, Hernán Garrido Lecca, quien no le da solución a los requerimientos de los médicos, es más, no han llegado nunca a una concertación adecuada entre las partes.

La mala voluntad (de ambas partes), además de la prepotencia de Garrido Lecca con respecto a este tema, ha llegado a tornarse en un ambiente antipático en la sociedad, en tal sentido, tanto el pueblo como los médicos, hacen sentir su repudio hacia él y lo manifiestan tirándole huevos e insultándolo, tal como ocurrió en el Hospital Loaysa cuando se apareció allí, supuestamente para “salvar” a una paciente.

En vista de lo ocurrido, Garrido Lecca se mantiene firme en no dar su brazo a torcer a los requerimientos solicitados por los médicos y, ha manifestado que despedirá a los que hayan faltado a laborar en los últimos días.

Pero toda esta novela no queda ahí. Este problema “medicodependiente” a “sulfurado” y sacado de sus casillas al cineasta y economista Garrido Lecca, quien también calificó de idiotas e irresponsables a algunos funcionarios que organizaron mal su agenda y que hizo que llegara tarde a un evento, por este motivo estas personas fueron despedidas por e-mail y, lo peor de todo, mencionó que no le importaba que si sus esposas y madres o familiares estén padeciendo de cáncer, ó si se mueren o no, él iba a actuar de igual manera.

Estas declaraciones causan admiración a la opinión pública, ya que nadie en este soberano pueblo y más aun un Ministro de Salud no puede estar manifestándose de esta manera tan baja, déspota e insensible, que no le importa si se muere gente o no de cáncer. Esto es una falta de respeto a esas personas que sufren de este mal, a las personas que tienen familiares sufriendo esta mortal enfermedad y aquellas (como yo) han perdido a seres queridos. Preguntamos entonces: ¿en manos de quien está la salud pública, si al máximo jefe de salud no le interesa la vida del pueblo?

Con todo respeto le pido un poco más de prudencia en sus declaraciones señor Ministro. Si existe un Todopoderoso en el cielo, ojalá que lo libren de esta pena y de este mal. No hay peor dolor que ver sufrir a un familiar de este mal, sin poder hacer nada. Perdí a mi madre de este mal, viéndola decaer día a día hasta su muerte. Recuerde que NADIE está libre de esta enfermedad.

Atte,

Jairo da Silveira Doidao
CEP 41940-000
Salvador de Bahia Brasil
____________________________
LA REPUBLICA 06 de octubre de 2008

CARTAS DEL LECTOR
Cartas

Veterinarios
Señor Director:
El comentario del ministro de Salud Hernán Garrido Lecca de encargar a los médicos veterinarios la administración de centros de salud ha sido calificado como locura, provocación o broma de mal gusto. Bueno es saber que los médicos veterinarios han ocupado y ocupan, así como los médicos, cargos de importancia en la administración de la salud pública. A ellos no se accede por ser médico o veterinario sino en base a estudios y méritos propios. La ley Nº 23536 del 25 de diciembre de 1982, los incluye entre los profesionales de la salud: farmacéuticos, obstetrices, odontólogos, médicos y otros; aparte de la presencia permanente del médico veterinario en los organismos planificadores de las políticas internacionales de salud.

Por otro lado, la salud pública en su concepción moderna ya no se basa en el acto médico en sí; la prevención, la alimentación y el medio ambiente son prioritarios, siendo los médicos veterinarios los principales responsables de la prevención, control y erradicación de zoonosis de necesidad mortal como el ántrax, rabia, encefalitis espongiforme (vacas locas), gripe aviar, etc., además de la provisión de proteína animal indispensable para la vida y la salud de las personas. Nuestra función, pues, se anticipa al acto médico y se proyecta, entre otros, a los aspectos inmunológicos, epidemiológicos, al medio ambiente y al control de plagas.

Descalificar a priori la presencia del médico veterinario o de cualquier otra noble profesión en el ámbito de la salud pública podría considerarse, por tanto, como un tema de desconocimiento antes que de mala fe o interés subalterno.

Felipe S. Díaz Vargas
Médico Veterinario CMVP 754
El desconcierto que provocó la frase no estuvo ligado a la capacidad de los veterinarios, sino a que, por lo general, estos tratan a animales.
___________________________
LA REPUBLICA OCTUBRE 3, 2008

‘‘Pasen los días que pasen, las demandas no procederán"

Premier detalló que solo tema de Aetas es negociable y descartó salida del ministro, igual que intervención del presidente García.

Tito Jiménez.

No se rinden. Pese a amenazas de despidos, los médicos insisten con huelga. Hoy realizarán otro plantón en el Loayza.

Mientras la Federación Médica Peruana (FMP) anunció radicalizar la huelga ante la escasa voluntad política del Ejecutivo, el premier Jorge del Castillo puso punto final a las conversaciones con los médicos y dejó en claro que sus demandas, definitivamente, no proceden.

Ante la prensa, Del Castillo descartó el diálogo con el ministro de Economía Luis Valdivieso, tal como exigió el gremio médico.

"Yo tengo la respuesta escrita del ministro respecto de la improcedencia de la reunión, que no tiene ningún objeto. La respuesta siempre será la misma", indicó.

De igual modo, negó que el presidente Alan García acceda a una "solución política", según demandó Julio Vargas, titular de la FMP.

El jefe del Gabinete explicó además que solo en el tema de las Aetas (Asignación Especial por Trabajo Asistencial) podrían llegar a un acuerdo, pues las otras dos exigencias –los cuatro sueldos adicionales y el retorno de los médicos cesantes a la cédula viva– no se cumplirán porque le cuestan mucho al Estado: alrededor de 191 millones de soles anuales.

"Pasen los días que pasen, eso no procede", enfatizó.

Detalló que cada Aeta equivale a 30 soles por médico y que el 58 por ciento de los médicos del país cobra íntegramente, mientras el restante 42 por ciento cobra parcialmente.

Según el Premier, el gobierno propone asignar 2 Aetas, mientras los gobiernos regionales pueden asignar otras 4.

Del Castillo Gálvez advirtió que la amenaza hecha por los médicos de entregar hospitales es un delito penado por ley, y que quienes lo hagan serán despedidos.

Dijo que hay órdenes precisas de verificar la asistencia de los médicos a sus centros laborales porque, según dijo, muchos registran su asistencia aun acatando la huelga.

Sobre el informe que elaboró este diario acerca de la precariedad de muchos nosocomios y de la incapacidad de ejecución del presupuesto, como en el hospital María Auxiliadora o el Instituto de Salud del Niño, Del Castillo indicó que no se puede culpar al ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, porque solo tiene nueve meses en el cargo y porque se toma como ejemplo a un hospital que no está en huelga.

Pese a todo, el Premier dijo que su despacho sigue abierto para el diálogo, pero no con ‘una pistola en la cabeza’.

LA CLAVE

Desafío al premier. Vargas La Fuente negó ante los periodistas que la paralización que los médicos del Estado acatan hace 19 días sea de orden político, tal como aseguró el presidente del Consejo de Ministros, y lo retó a que demuestre lo que afirma. "Si el premier Del Castillo demuestra que alguno de nosotros pertenece a alguna agrupación política, al siguiente minuto renuncia todo el equipo", dijo.

El ‘insulto' de las dos Aetas

Julio Vargas, presidente de la Federación Médica Peruana, sostuvo que el sector médico se siente indignado al recibir "el insulto de las 2 Aetas" que les ofrece el gobierno, aunque dejó abierta la posibilidad de continuar dialogando. Invocó de nuevo al Premier a que considere el pago de las 6 Aetas, la homologación de los sueldos –este año sólo uno y no cuatro–, la nivelación de los cesantes solo en la mitad del monto que les corresponde y, finalmente, la destitución del ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca.

Los médicos huelguistas continuarán hoy con su medida de fuerza, y realizarán un plantón en las puertas del hospital Arzobispo Loayza, en el denominado "día de la dignidad médica". "Por la escasa voluntad política del gobierno, ratificamos la indeclinable posición de continuar con nuestras medidas", dijo Vargas.
____________________________
EXPRESO 29 de septiembre de 2008

“Garrido-Lecca es un obstáculo”

La Federación Médica del Perú (FMP) insistirá en la renuncia de ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, al considerarlo “un serio obstáculo para poder reconciliar a los profesionales de la salud con la ciudadanía y el Ejecutivo”. Reiteró que no aceptarán reinicio de diálogo con limitaciones ni condicionamientos.

“Esta situación ha rebasado todo tipo de posibilidad de mantenerlo en el cargo. (…) Son dos los temas sujetos a negociación, primero la solución integral del acta y otro, la inmediata destitución del actual ministro de Salud”, expresó.
Vargas señaló que no descartan volver a la mesa de diálogo siempre que se les presente una oferta “digna” y “justa”, distinta a la ofrecida en las primeras negociaciones.

Hoy habrá diálogo
Asimismo, indicó que hoy lunes se estarían reuniendo con el premier Jorge del Castillo en la sede de la PCM para intentar encontrar una solución a los problemas del gremio. De no ser asi, en las próximas horas de la tarde, iniciará con el proceso de entrega de hospitales de la capital. Precisó que dentro de las alternativas están los hospitales Dos de Mayo, Arzobispo Loayza y el Hospital del Niño.
____________________________
EXPRESO 29 de septiembre de 2008

El arte de lo imposible
Un paso al costado
Jorge Alania Vera

La huelga médica está llegando a un crítico punto de no retorno. Por un lado, se trata de preservar el principio de autoridad, pero, al mismo tiempo de mantener las puertas abiertas al diálogo y a una salida concertada. No está sucediendo así lamentablemente.

A la buena, pero firme, disposición del premier Del Castillo no se unen ni el gesto ni las actitudes del titular de Salud, Hernán Garrido-Lecca. El resultado: la huelga sigue no sólo en un punto muerto sino con perspectivas de agudizarse en un ambiente de crispación, que no favorece a nadie y que ha hecho exclamar al propio cardenal Cipriani: ¡Arreglen esto, ya!

Preservar el principio de autoridad es proceder con los instrumentos que la ley prevé en estas contingencias: contrataciones, despidos, denuncias fiscales si se diera el caso. Mientras los médicos utilizan el arma democrática de la huelga, el gobierno utiliza los mecanismos legales para contrarrestarla con el fin de impedir que los usuarios de los servicios de salud se perjudiquen. Es en este sentido, el guachimán de la salud pública, apelativo con el que se bautizó el ministro Garrido-Lecca, tras su primera –y por desgracia última– frase feliz en su público y acre confrontamiento con los dirigentes médicos.

Pero ni la utilización del arma de la huelga ni la de las medidas gubernamentales para contrarrestarla, deben afectar la perspectiva de un entendimiento. En este sentido, el premier Del Castillo está dando una verdadera clase maestra. Reunido por horas con los representantes médicos y facilitando la concurrencia del titular de Economía, deja al cabo de cada cita sentada con firmeza su posición pero sin desacreditar de mala manera la de los médicos ni exacerbar los ánimos, de tal suerte que su autoridad y su ascendiente se mantienen haciendo viable una solución futura. Y no sólo eso: vuelve a hacer, como lo ha hecho poniendo como límite el día de hoy, una exhortación al gremio para que “ojalá” se llegue a un acuerdo en beneficio de los pacientes.

El ministro Garrido-Lecca debiera entender que lo mejor que puede hacer ahora es dar un paso al costado. Motu proprio, liberando al Presidente y al gobierno de toda responsabilidad, como un gesto de desprendimiento y colaboración a una salida que cada vez se torna más difícil. No se mellaría el principio de autoridad, porque el Premier lo ha defendido con rigor, ni se vería ello como un triunfo de los huelguistas sino más bien como la consecuencia lógica de sus exabruptos, que nada tienen que ver con ese principio pero sí mucho con el manejo firme pero ponderado de la situación.

Y a los médicos les correspondería levantar la huelga de inmediato y seguir conversando con la misma dedicación y en el mismo ambiente de respeto que ha primado hasta hoy en el diálogo con el Premier. Finalmente, si el Ejecutivo relegó a Garrido-Lecca de las conversaciones estelares de la semana que pasó, no habría mayor inconveniente en que este relegamiento vaya aún más lejos, aceptando la renuncia personal e irrevocable del actual ministro de Salud.
____________________________
CORREO 24 de septiembre de 2008

La cabeza de Hernán

Tras escuchar a Alan García ayer, me preguntaba por qué este zorro político se la juega tan a fondo por un ministro tan polémico como Hernán Garrido Lecca, que todos sabemos que en realidad se ha terminado suicidando políticamente tras la difusión de ese audio, y que ya a estas alturas parece ser lo que en la jerga del FMI de los 80 se llamaba valor deteriorado.

Lógicamente, García no va a ceder a la pretensión de los médicos públicos de que el fin de la huelga pase por la salida de éste, dado que eso sería abrir la puerta a que los sindicatos estén tumbándole ministros a cada momento. Si se cede por esto, mañana el SUTEP pedirá la salida de Chang, los mineros la de Valdivia, etc., y eso sería abrirle las puertas a la ingobernabilidad, además que los sindicalistas comunistas (porque tal es la tendencia de la Federación Médica) no han sido elegidos para disponer quién es ministro y quién no.

De otro lado, Garrido Lecca no es Alva Castro. No es un dirigente histórico con trayectoria desde los 70, que ha crecido políticamente junto a Alan escuchando a Haya, que ha estado antes en varias carteras claves (premierato y MEF) y que incluso ha representado al APRA en unas elecciones presidenciales. Por más problemas y malas encuestas que éste enfrente, estas razones tienen su peso.

Pero Garrido Lecca no cae en esta clasificación. No tiene el bagaje partidario de LAC, candidateó incluso en los 90 con otros movimientos y firmó además duros comunicados contra García en los 90. Tampoco le ha hecho honor a su fama de whizz kid (chico maravilla) y ya algunos colegas suyos susurran a sus espaldas que Hernán habla mucho y ejecuta poco o el aún más sepultador es sólo un buen consultor.

Su paso por la cartera de Vivienda no ha sido especialmente memorable –le debe saber a chicharrón de sebo no haberse acercado mínimamente a la alta aprobación con la que salió su amado amigo Carlos Bruce de allí–, sobreviviendo incluso milagrosamente a la ingenua compra de espacios periodísticos o soltando torpes ocurrencias memorables sobre cómo limpió sus necesidades con el diario más antiguo en Marcahuasi.

Su actual gestión en Salud (y su previa dramática reducción de peso) ha dejado la impresión de que le ha cambiado el carácter. Ahora se le ve alterado y hasta excéntrico con el detalle de la chalina. El gordito graciosón ha dejado paso al flaco achorado. Cierto que la Federación Médica no lo ha derrotado y que más bien Garrido Lecca le ha ganado –no por K.O.– la batalla de los sondeos. Pero el estrecho margen deja sabor a empate a la boliviana, lo que no favorece a los pacientes.

Este jugador no los ha goleado, como Chang al SUTEP, y ya está quedando como Pizarro en la selección. Más bien da la impresión de que el entrenador García no lo saca sólo porque está esperando el segundo tiempo (¿tras la APEC?) para hacer los relevos.

Aldo Mariátegui
____________________________
LA REPUBLICA 22 de septiembre de 2008

COLABORADORES
En voz alta. Ministro insalubris
Claudia Cisneros

"Uno no puede tener piedad en esas cosas. No me importa si su esposa o su madre tiene cáncer, igual lo voy a botar porque estas son las cosas que le hacen daño al país." (www.pepitas.com) Todavía no se sabe si el ‘funcionario de tercer nivel’ al que culpó el sin lustre ministro Hernán Garrido Lecca por su llegada media hora tarde a un evento, en verdad tiene un familiar enfermo, o si es el más infeliz ejemplo que se le ocurrió para denotar firmeza y autoridad. Y es que usar para ello una enfermedad, más aun tratándose del máximo funcionario representante de la cartera, justamente de Salud, no podría haberle salido peor.

No solo es un desacierto, desde todo punto de vista, excusar la propia tardanza en otro, sino que hacerlo denotando tal insensibilidad e indolencia preocupa. Nadie dice que por tener un familiar enfermo a un empleado deba perdonársele su incompetencia –si la hubiere– pero además de pensarlo, decirlo, y decirlo en público, como flameando la bandera del ejemplo, es sintomático de algún tipo de desbalance, no sé si psicológico, emocional, neurológico, psicofísico, pero algo va mal con el ministro.
____________________________
LA REPUBLICA SETIEMBRE 21, 2008

Conflictos. Una profesión de emergencia

Alguna vez gozaron de estatus y buenos sueldos. Hoy forman parte de ese vasto pelotón de profesionales proletarizados. Tienen dos y hasta tres trabajos para poder vivir con un mínimo de decoro. Una huelga nacional nos ha revelado sus historias de esfuerzo académico, de precariedad económica y de una indolencia gubernamental que, tal parece, no tiene cura.

Por: Jorge Loayza
Fotos: Claudia Alva y Rafael Rioja

Al joven médico Marlon Bravo Morales ya se lo habían advertido sus profesores de la Universidad Nacional de Huacho, donde estudió ocho años: "La medicina ya no es una carrera reconocida y cada vez está peor remunerada". Lo recordó cuando llegaba a la sede del Colegio Médico del Perú, en Miraflores, luego de caminar más cincuenta cuadras junto a otros cientos de colegas en una marcha de protesta como parte de la huelga general indefinida que iniciaron el último lunes.

Al igual que un profesor de escuela, un policía retirado o un trabajador de construcción civil, el doctor Bravo, con solo treinta y tres años de edad y cinco de ejercicio profesional, ha decidido marchar y luchar por conseguir una mejor remuneración. Él trabaja desde el año 2004 en la posta médica Villa San Francisco, de Santa Anita. Lo hace de lunes a sábado y con un horario que arranca a las ocho de la mañana y termina a las dos de la tarde.

El sueldo mensual que recibe es de solo S/.1,650, una remuneración que deja por el suelo esa imagen que algunos todavía conservan de los médicos, la de profesionales que ganan bien, que llegan al trabajo en auto propio, tienen casa de dos pisos y andan libres de preocupaciones económicas.

Pero la realidad de los médicos peruanos es diferente. Para que el doctor Bravo reciba un paciente en su actual trabajo de la posta médica de Villa San Francisco no solo tuvo que estudiar ocho años en una universidad nacional –egresó en el año 2001–, también tuvo que hacer su Servicio Rural y Urbano Marginal de Salud (SERUM) durante un año en Amazonas y luego buscar empleos eventuales hasta que ingresó a trabajar al sector Salud.

Con una esposa embarazada y una carrera médica aún por desarrollar, el doctor Bravo no termina su trabajo en la posta de Santa Anita. Después de almorzar un menú de cuatro soles y guardar su chaqueta blanca, se ofrece para cubrir turnos disponibles en algún policlínico privado. Solo así podrá ganar cuarenta soles adicionales por trabajar desde las tres de la tarde hasta las nueve de la noche. "No es fácil conseguir esos turnos porque compites con otros colegas que están en la misma situación económica que yo, a veces solo consigo uno o dos turnos a la semana", dice.

Los estudios de un médico no terminan con la última clase de los siete u ocho años de carrera universitaria. Para estar actualizado el doctor Bravo debe asistir a seminarios y seguir cursos de especialización que son un gasto adicional a los de alimentación, vivienda y vestido. Y no solo eso, la aspiración de todo médico cirujano es hacer una especialización que le permita el desarrollo profesional, además de mejorar sus ingresos. Eso resulta por ahora imposible para un médico como el doctor Bravo a quien lo que gana solo le alcanza para sobrevivir y pagarse algunos cursos de actualización.

Recursos médicos

Un sueldo para sobrevivir. La doctora Sara Ubillús trabaja en Chiclayo y gana S/.1,344 mensuales. Al lado, el doctor Marlon Bravo lo hace en Santa Anita y gana S/.1,650, sueldos que no compensan tantos años de estudio y dedicación.

La economía de la doctora Sara Ubillús ha pasado de cuidados intensivos a pronóstico reservado. Ella trabaja para el Ministerio de Salud en Chiclayo y hasta hace cuatro meses solo le pagaban cuarenta soles por turno, con lo que al mes podía ganar entre S/.600 y S/.1.000, dependiendo de los días trabajados. Ahora su situación sigue siendo dramática pero con unos soles más, le pagan S/.1,344 al mes por ir a zonas rurales.

El mayor problema es que la doctora Ubillús lleva dos años y medio trabajando para el Ministerio de Salud sin gozar de vacaciones y otros beneficios laborales como el depósito de la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS) o el acceso a la seguridad social. Sí, la doctora no puede ser atendida por sus colegas de Essalud porque no está asegurada. Por ese motivo –a pesar de estar casada– teme embarazarse pues no gozaría del descanso de ley por parto. Una colega embarazada que tuvo una cesárea debió reintegrarse a su trabajo días después de ser operada pues también estaba bajo el régimen de contratación por servicios no personales.

¿Cómo hace para sobrevivir la doctora Ubillús con un sueldo mensual que no llega a los 1,500 soles? Pues aprovecha su escaso tiempo libre para atender pacientes en un consultorio particular. Y también dicta clases de anatomía en institutos de enfermería a cambio de siete soles la hora.

A la doctora Ubillús no le sobra un solo sol de sus ingresos como para pensar en cubrir los gastos de una especialización en pediatría. Ella calcula que al año debe invertir unos 5 mil soles en la compra de libros y en la inscripción para asistir a congresos y seminarios."La carrera médica es continuo estudio, por eso tienes que recibir un sueldo decoroso para poder invertir en educación y dar una mejor atención al paciente, si el ministerio paga poco eso es prácticamente imposible", señala.

La doctora dice que ella, como médico del nivel uno, debería ganar S/. 2,500 como mínimo. Sabe que en Chile un especialista de su grado gana tres veces más de lo que a ella le pagan acá, pero dice que no quiere irse al extranjero a pesar de los sueldos y las calamidades del sector Salud.

Humillante ‘subasta inversa’

• Entre 2,500 y 3,000 nuevos médicos de las 32 escuelas de medicina que existen en todo el país ingresan al mercado laboral cada año. Después de estudiar entre siete y nueve años en la universidad deben cumplir un año de SERUM. Allí reciben un sueldo de S/.1,500. En el caso de laborar en pueblos apartados ese servicio exige una dedicación de hasta 24 horas.

• El presidente de la Federación Médica Peruana, Julio Vargas, dice que el maltrato a los profesionales de la salud llega al punto de haberse creado una modalidad de contrato –en algunas postas del interior del país– que se llama "subasta inversa": consiste en pedirles sus aspiraciones salariales a cada médico, si uno pide un pago mensual de S/.1,500, otro S/.1,200 y otro S/.800, contratan a este último. "Y los colegas aceptan esa baja remuneración porque dicen que peor es no recibir nada", denuncia Vargas.
_____________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 19, 2008

Ministros Chang y Garrido Lecca, tirando cintura
Por: Juan Paredes Castro |

Increíble pero cierto. Los ministros de Educación y Salud, José Antonio Chang y Hernán Garrido Lecca, respectivamente, son responsables de las políticas de Estado desde sus respectivos sectores, pero hay en estas un manejo descentralizado que escapa enteramente de sus respectivos mandos y controles.

Las direcciones descentralizadas de Educación y Salud son feudos de los gobiernos regionales, feudos con tal clientelismo y corruptela propios por dentro, que ni la contraloría desearía entrar a imponer el mínimo de disciplina.

Esto que se parece más a la anarquía ocurre en el día a día de la educación y de la salud pública, a la vista de un Gobierno Central que más parece darse por vencido que asumir algún grado de resistencia. Y el que debe tratar de revertir ello es el Congreso, por lo menos defendiendo lo constitucionalmente esencial: la naturaleza unitaria del Gobierno y la condición indivisible del Estado, dos cosas que se repiten frecuentemente, pero que no significan nada a la hora en que el presidente regional de Puno, Hernán Fuentes, es y pasa por potencial provocador de no pocos impunes conatos de sedición contra la República.

Convengamos, pues, que no pueden diseñarse políticas de Estado tan delicadas en metas y objetivos supuestamente de profundo rigor y compromiso, absolutamente divorciadas de su administración y control en todas sus líneas. Esto que precisamente no debe ni puede hacerse forma parte de la realidad actual. Y el Gobierno y el Estado están asumiendo los activos y pasivos de resultados que ni siquiera conocen por el forro.

Recuérdese que ya una vez el presidente regional de Áncash, César Álvarez, amenazó a Garrido Lecca con sacarlo a patadas cada vez que se atreviera a inspeccionar los hospitales de esa jurisdicción. Pregúntese si el ministro Chang puede mover algún nombramiento en las direcciones de educación regionales o controlar el desenvolvimiento pedagógico y administrativo de ellas. Nada de nada.

Lo peor de todo es que los presidentes regionales se han dado maña para distorsionar la percepción de la gente, haciendo que esta vea los males en el Gobierno Central y no en los predios locales. Algo de esto se traduce, por supuesto, en la baja aprobación presidencial, como harina de otro costal y de cuyas tortillas no podemos culpar a Alan García.

Hay la necesidad urgente de transferir nuevas y vigorosas competencias a las regiones. Pero a la vez también de corregir drásticamente otras, como las del manejo descentralizado y arbitrario en Educación y Salud.

¿Habrá alguien dispuesto a acabar con esta anarquía?
__________________________
LA PRIMERA 18 de septiembre de 2008

César Lévano
cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Salud e insultos incurables

Hernán Garrido Lecca no tiene remedio: no ha probado medicinas que refrenen sus insultos. Tampoco tiene recetas para resolver una huelga médica que sólo reclama el cumplimiento de un Acta firmada por él y los representantes de los gremios médicos el 28 de enero de este año.

La paralización tiene el apoyo del 90% de los médicos de Lima y Callao, y del cien por ciento en el resto del país. La marcha de siete mil médicos, ayer, tuvo fuerza demostrativa.

La única excepción es la idílica Tarma, quizá porque allí todos gozan de buena salud.

Llevado por su afán exhibicionista y su deseo de desacreditar a los galenos, el ministro de Salud visitó ayer el Hospital Loayza. En vista de que médicos y pacientes lo rechazaron, acudió a la imaginación: después de todo es un curtido autor de cuentos (infantiles y de los otros). Se le ocurrió acusar a los médicos de secuestradores. Y desató una vez más la viperina: llamó cobardes a los médicos.

En verdad, no hay canallada mayor que incumplir acuerdos que satisfacían reclamos profesionales y prometían satisfacer urgentes necesidades de salud pública.

Llamo la atención sobre el punto séptimo de esa Acta incumplida, calzada por la firma de Garrido Lecca:

“La Federación Médica Peruana coincide y respalda la iniciativa del Ministerio de Salud para implementar el Sistema Único de Salud que ponga fin a la fragmentación del actual modelo, concibiéndolo como un proceso que requerirá normas de diferentes niveles y que con mayores recursos permitirá el acceso universal a la Salud”.

Los médicos se han declarado en huelga después de esperar durante ocho meses el cumplimiento del Acta de enero.

Por eso no fueron tan ingenuos como para suspender la huelga y aceptar el plazo de 48 horas que les pedía Jorge del Castillo para alcanzar soluciones, soluciones que el régimen se niega a implantar.

Precisemos que la paralización de los galenos no reclama aumentos de salarios. Pide, simplemente, que se cumplan dispositivos existentes desde antes de enero del 2008: por ejemplo, el pago de asignación extraordinaria por trabajo asistencial (AETA); nivelación de haberes con los de Seguridad Social; nombramiento de médicos contratados y aumento del Presupuesto para el sector.

Los huelguistas de EsSalud, por su parte, piden mejoras en el servicio y el equipamiento, y denuncian actos de corrupción.

Conversé ayer con el doctor Julio Vargas, presidente de la Federación Médica, y me refirió dos daños profundos que Garrido Lecca ha causado a los galenos: 1. Las diatribas desenfrenadas (“nunca habíamos sufrido agravios tan graves”), y 2. El perjuicio a la relación médico-paciente.

Al margen de la ineptitud demostrada, aunque sólo fuere por estos dos motivos, el ministro debería marcharse a su casa, para una cura de silencio.
___________________________
LA PRIMERA 12 de septiembre de 2008

Luis Torres Montero
malaspalabras@diariolaprimeraperu.com

Lecca en la ‘lleca’

Yo no sé qué hace un ‘escritor’/inventor dirigiendo el Ministerio de Salud. Es por eso que el MINSA anda más asfixiado que feto haciendo tirabuzón con su cordón umbilical. La sala de operaciones (El Ejecutivo) forzó y parió un Hernancito para esa cartera. Lo puso donde nunca debió estar. Sabiendo que éste ya había sido titular de Vivienda y venía con roche -Arana de vicepresidente; de jefe de Agua para Todos-. Más, si utilizó -él lo dijo despectivamente- como ‘PH’ los periódicos de la prensa local. Dudo que un médico tome en serio esa bocaza. Productor de películas 3D de código Atari, “Dragones: Destinos de Fuego” y “Piratas en el Callao”, el manejar dos ministerios de diferente rubro merece otra película de animación de Alpamayo Entertainment: “Don Hernán y sus dos ‘carteras”. Los galenos son personas íntegramente preparadas para su oficio, dotados de una sensibilidad especial.

Hernán les faltó el respeto a los hijos de Hipócrates, creyéndose Dirincri en la pesquisa del barrio de Loreto; se acostumbró a intervenir los hospitales y por chistoso se puso la soga al cuello. Ahora sabe que una cosa es construir casitas y otra es, hilar fino con médicos y pacientes. ¡Señor Presidente, eso no se aprende con un máster en la Pacífico! Ahora da pena. Está ‘plastilina’. Uno puede tener diferencias con la jornada médica, la infraestructura, el presupuesto, etc. Pero jamás volverse contra los sacrificados médicos. Lecca ha perdido autoridad, se cayó. No hay dragones en la avenida Salaverry que lo salven. Y sus únicos piratas son los que venden medicinas bambas. Y los de Alfonso Ugarte. Conclusión: García mandó un chicharronero para hacer el mejor cebiche del mundo.
____________________________
COMERCIO 11 de septiembre de 2008

El mundo al revés en la salud pública
Por: Juan Paredes Castro |

Es más fácil que el ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, y el presidente de Essalud, Fernando Barrios, logren solo diferir los temporales sindicales al interior de sus sectores que realmente resolverlos.
Lo que pasa es que ninguno de ellos tiene la manera de romper las argollas legales que vienen de muy atrás.

¿Acaso el Congreso y el Gobierno estarían dispuestos a hacerlo?
El problema de fondo no son los médicos ni las enfermeras ni los tecnólogos ni las demandas salariales continuas de estos; lo es la constatación de que no puede hacerse casi nada para derogar leyes con nombre gremial propio, que sucesivos regímenes del pasado, incluido el aprista, los han venido concediendo con total impunidad.

Nos llevaríamos una abismal sorpresa si la CGTP se detuviera por un momento a contemplar esta atroz inequidad sindical que convierte al Estado en víctima de extorsión y al Gobierno y al Congreso en poderes inútiles frente a las presiones de quienes, en verdad, tienen la sartén legal por el mango todo el tiempo.

Lamentablemente la CGTP no está para encarrilar racionalmente la vida sindical del país ni para construir propuestas sensatas que nos permitan vivir una relativa paz laboral. Su objetivo es otro: sembrar vientos aquí y allá no para que los señores Huamán y Gorriti cosechen tempestades sino el país, que es el que finalmente paga los platos rotos de cualquier acción desestabilizadora política, económica y social.

La lucha sindical en el país tiene pues que transparentarse cada vez mejor para que nadie confunda a sus principales actores ni sus propósitos. Que todos podamos distinguir claramente los intereses de empleados y empleadores y cuál es también el papel arbitral de la autoridad de Trabajo, que tampoco puede estar pintada en la pared cuando las papas queman.

El presidente de Essalud tiene por lo pronto el proyecto de otorgar en concesión al sector privado importantes servicios del organismo a su cargo. Se trata de una salida reactiva al riesgo que corren los asegurados y usuarios (que no tienen ley propia que los proteja de atropellos) de perder nuevas oportunidades de una atención distinta, más eficiente y menos onerosa.

Esta alternativa alejaría a este nuevo tipo de administración de los servicios de Essalud de las periódicas extorsiones sindicales basadas en leyes con nombre propio, y, por el contrario, los incorporaría a las filas de todas las experiencias ganadas por el Estado en su asociación con el sector privado.
A ver si el Congreso le presta algo de atención a este mundo al revés que hace que los derechos de los asegurados de salud sean siempre la quinta rueda del coche.
____________________________
LA REPUBLICA 09 de septiembre de 2008

SIn ánimo de ofender. ¿Ministro o urraco?
Eduardo Adrianzén

Entre la lista de miserias que dejó el fujimorato, una de las peores fue crear la costumbre de que una cámara de video es un arma que se usa sin licencia y puede invadir cualquier espacio a su antojo, confundiendo los términos "público" o "privado" de acuerdo con sus intereses. Semejante práctica dirigida a un público ávido de morbo le dio estatus de "periodista" a cualquier hijo de vecino que simplemente la cargue, presione REC y diga lo primero que se le ocurra.

Es el natural modus operandi del exitoso programa de farándula basura de las 9 de la noche, lo sabemos: si metieron cámaras a una habitación para grabar coitos, ¿qué se puede esperar de ellos? Pero que un ministro de Estado aplique el mismo recetario para asegurarse impactos mediáticos resulta indignante, además de ofensivo para sus supuestas víctimas.

Por eso creo que el ministro de Salud, Garrido Lecca, tiene un problema de vocación: quizá descubrió que su cargo le queda grande y ahora quiere trabajar en ese programa de TV. Su casting consistió en aparecer de madrugada con cámaras para pasar el dedo por los muebles de los hospitales –que siguen abandonados a su suerte– e "indignarse con el polvo" o para "sorprender" a profesionales descansando en sus guardias nocturnas.

Y claro, mucha gente acostumbrada a la perversa lógica del ampay cree que está bien, y la cámara es el ojo de Dios que descubre a los pecadores. Pero hay que ser ya demasiado ignorante para no saber que un médico es muy distinto de un soldadito obligado a hacer guardia despierto la noche entera, siempre alerta y en posición de firmes. Mi padre es médico, hizo guardias por 30 años y jamás descuidó a ningún paciente por cabecear mientras no había nada que hacer. Ni un médico es guachimán nocturno, ni un ministro debería ser urraco aficionado con aires de justiciero. Es muy fácil hacer bravatas para la cámara: lo difícil es saber llevar un ministerio con un presupuesto tan ínfimo que da lástima y vergüenza.
____________________________
LA PRIMERA 04 de septiembre de 2008

César Hildebrandt

Garrido Lecca en campaña
Hernán Garrido Lecca era un niño hermoso y sanguíneo cuando su papi lo bendijo con una profecía de entrecasa:

-Tú serás presidente de la república.

Desde la temprana edad de los dos añitos, Garrido Lecca ha estado convencido de que la presidencia es su destino manifiesto, los peruanos sus inexorables súbditos y los periodistas sus chulillos en potencia.

Claro que él sabe que tiene que ganarse tal augurio. Por eso se ha esforzado tanto y ha sido, sucesivamente, imitador de Hans Christian Andersen, revendedor de influencias, crítico a lo Iscariote de Alan García cuando éste no podía regresar al Perú, cajero de Alan García cuando éste regresó al Perú para vender la idea del cambio responsable, socio del Carvajal que se hizo rico con Oscar Dufour y más rico todavía con un maletín cervecero que contenía 700,000 dólares, consocio del Chang con banda (ministerial) en la compra de “Crisol”, lobista para quien lo desee, consultor de tantos directorios como sea menester, CEO local y encubierto del Banco Azteca, negociador de reliquias robadas que gracias a él están más robadas que nunca en los predios de Yale, productor de “Piratas en el Callao” (que no es la biografía del Apra portuaria, por si acaso), inventor de una cubeta de hielo que servía para hacer cubitos de hielo, comentarista económico en los programas de TV de este columnista (donde criticaba lo que ahora hace su gobierno), plenipotenciario de sí mismo, gordo desaparecido, flaco con banda elástica en el cuajar, ministro de Salud sin haber puesto ni un esparadrapo a ninguno de sus también presidenciables vástagos.

Y como este Leonardo de múltiples miradas quiere ser presidente (papi dixit), pues ha empezado su campaña para el 2011 acompañado por un colmenar de zumbantes mermeleros que lo apapachan con sus comentarios y lo sirven con sus no-preguntas.

Y allí va Garrido Lecca disfrazado de Nictálope hospitalario “descubriendo” que los médicos de guardia duermen cuando no tienen nada que hacer ni paciente alguno que atender.

¿Pero este Tobi convertido en Pepe del Salto no sabe que en los países civilizados los médicos de guardia nocturna duermen cuando no hay pacientes que atender, precisamente para no estar molidos cuando alguna urgencia se presenta?

Lo que pasa es que Garrido Lecca ha descubierto que despertando a algún médico con la cámara compinche al lado ya tiene seguro un nuevo titular en algunos de esos noticieros producidos por el Guasón y leídos por alguna Gatúbela.

Así que después del segundo asesinato, tres minutos después de la última violación postmortem, tras el caso del niño apedreado por un grupo de pitbulls aliancistas, sale el “doctor” Garrido Lecca encimando a un médico que duerme porque no hay nadie a quien atender.

La mermelería en tropel no le pregunta, por supuesto, por qué no se preocupa de las goteras en el pabellón de Neumología del hospital Dos de Mayo, ni de los alicates ferreteros que Traumotología tiene que usar en varios “establecimientos de salud”, ni de la falta de placas radiográficas en buena parte “del sistema”, ni de la burla sistemática de la que son víctimas los médicos del sector Salud (que ya van por la huelga enésima, que será tan inútil como las anteriores).

Porque este “doctor”, que quiso pagarle a “La Razón” para tenerla y que duerme unas siestas equinas en su pequeño yate anclado en Santa María del Mar, quiere ser presidente el 2011. Y por eso le está tomando el pulso al sector Salud.

De allí sus viajeros insomnios, la quemazón de pestañas y el sacrificio de las noches en vela pero con camarógrafos. Mártir de la medicina había resultado.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu