lunes, 1 de septiembre de 2008

DECLARACION PRESIDENCIAL: CONFIANZA, FIRMEZA Y MENOS POLITIQUERIA

COMERCIO 11 de septiembre de 2008

LAS REACCIONES DESPUÉS DE LA DECLARACIÓN PRESIDENCIAL
Consideran exagerada la respuesta de Alan García

Oficialismo sostiene que ex jefe de Estado practicó la frivolidad y ahora hace politiquería

La declaración escrita en la que el presidente Alan García Pérez responde a las críticas de su antecesor Alejandro Toledo Manrique y pide menos politiquería y más optimismo fue duramente comentada por varios sectores de la oposición.
El humalista Isaac Mekler señaló que no es optimismo, sino más recursos y una política seria, lo que el Perú necesita. "Es un frase poco feliz", dijo el parlamentario.

En otro momento de sus declaraciones, Mekler cuestionó el ataque verbal que el Gobierno ofreció al ex presidente Alejandro Toledo, luego de que este cuestionara el alza de precios. "Una sola persona (Toledo) mueve a los ministros, y el pueblo peruano no los conmueve", indicó.

Por su parte, el vocero de la bancada de Unidad Nacional (UN), Luis Galarreta, señaló que discrepar no es hacer politiquería. "El presidente García debería mantener la compostura de un jefe de Estado", manifestó Galarreta Velarde. "Hay bastante intolerancia. (García) Se la pasa golpeando. Eso está comprobado. En todos los actos del presidente se nota la intolerancia", puntualizó.

Por su parte, el fujimorista Renzo Reggiardo consideró que, si bien el presidente García tiene el derecho a declarar, "hay que tener la altura para reconocer las discrepancias". "Me parece desproporcionado. Con esta respuesta le da mayor protagonismo al señor Toledo", opinó el parlamentario fujimorista.

DIMES Y DIRETES
El presidente del Congreso, Javier Velásquez Quesquén (Apra), respaldó la declaración de Alan García y le dio la razón al afirmar que Toledo está "jugando en forma politiquera y electorera". "Me parece irresponsable que un ex presidente que hizo de su gobierno la expresión de la frivolidad, ahora pretenda dar lecciones de responsabilidad", remarcó.

Asimismo, el viceministro de Desarrollo Social, el aprista Javier Barreda, señaló que el actual gobierno heredó "una inflación de frivolidad" del pasado régimen. "El señor Toledo ha hecho politiquería respecto de un tema que requiere mucha madurez, sobre todo, de un ex presidente", comentó en entrevista a CPN Radio.
______________________________
PERU 21 11 de septiembre de 2008

Declaración de quejas
Más confianza y firmeza; menos politiquería y soberbia.
Autor: Augusto Álvarez Rodrich

La declaración emitida anteanoche por el presidente Alan García es una respuesta a las críticas que Alejandro Toledo le hizo en su breve pero efectivo paso por el país –lo cual es, sin duda, un error político del jefe de Estado–, pero yendo un poco más allá, también parece ser el grito desesperado de alguien que se siente incomprendido y no bien recompensado por la tarea que realiza.

Lo que el presidente transmitió en la declaración es su queja por las pifias que la oposición y la población le lanzan a pesar de que “el rumbo escogido demuestra hasta ahora ser responsable y adecuado”. Es curioso que sea la misma queja que tenía Toledo cuando gobernaba.

El documento descarta que se vayan a aplicar iniciativas como control de precios, subsidio a los alimentos, incremento del gasto público y del salario de los empleados del Estado, o inyección irresponsable de billetes al mercado que produzca presiones inflacionarias. No lo dice, obviamente, pero lo que el presidente está expresando es que –felizmente– AGP II no cometerá los mismos errores que arruinaron el gobierno de AGP I.

Al presidente también le molesta que le digan que gobierna para los ricos, y que no se reconozca que está manejando la economía con prudencia y sensatez, lo cual es cierto a pesar de que es imposible no increparle la poca audacia para poner en marcha reformas profundas en campos como educación, salud, justicia o seguridad.

Pero el presidente no puede esperar que dicho reconocimiento venga de la oposición. Primero, porque sería un exceso de engreimento y soberbia reclamarlo, y ayayeros no le faltan.

Segundo, porque no es la relación usual entre gobierno y oposición. El país necesita alternativas responsables pero diferentes de la actual para cuando, en el 2011, el elector busque otras opciones. Tercero, porque García no ha sido un rival generoso con el gobernante (pregúntenle a Toledo) ni con el competidor (pregúntele a Lourdes Flores). Cuarto, porque no es función central de los medios elogiarlo, sino hacerle notar sus deficiencias para ayudarlo a mejorar.

El presidente García debiera ser más abierto y tolerante con lo que dicen de él los opositores o sus críticos. Su apuesta debería ser una buena foto final en el 2011, no la de pasado mañana.
______________________________
LA REPUBLICA 11 de septiembre de 2008

Hay cifras erróneas en respuesta de García

Sostienen economistas Jürgen Schuldt y Pedro Francke. Mientras, sociólogo Julio Cotler pide al presidente y a Toledo dejar el "pico a pico" porque "eso aviva el incendio en la pradera’’.
María Elena Castillo.

Criticado. Los expertos advierten que el pronunciamiento de García parece más una respuesta desesperada.

Pedro Francke, de la U. Católica, Jürgen Schuldt, de la U. del Pacífico y Julio Cotler, quien invocó a la cordura.

De extraña y politiquera calificaron los economistas Jürgen Schuldt y Pedro Francke la declaración que el martes difundió el presidente Alan García, en su respuesta a las críticas y movilizaciones de protesta contra el alza de precios y la política económica del actual gobierno.
Ambos cuestionaron las cifras de reducción de la pobreza presentadas por el Jefe del Estado, quien asegura que durante los dos primeros años de su gobierno se redujo la pobreza en 8 puntos porcentuales.

El investigador de la Universidad del Pacífico Jürgen Schuldt explicó que el porcentaje que se atribuye el mandatario no corresponde totalmente a su gobierno, pues parte es del ex presidente Alejandro Toledo.
"Él (García) dice que en dos años de su gobierno se ha reducido en 8% la pobreza, pero la verdad es que ha disminuido en un 5%", precisó.

El economista advirtió que difícilmente se cumplirá el ofrecido anuncio presidencial de continuar reduciendo la pobreza este año.
"Eso no lo cree nadie porque con la inflación anual, que estará entre 7 y 8%, es muy probable que la pobreza volverá a rebasar el 40% en el mejor de los casos".

García no dice cómo
Jürgen Schuldt sostuvo que el pronunciamiento de Alan García no dice nada concreto. Y más bien parece un "politiquero" porque no le gustó que le digan que gobierna con los ricos.
"Dice que se debe evitar respuestas erróneas al problema de la inflación, y afirma que no habrá control de precios, subsidios ni aumento de sueldos, pero eso es un recuento de lo que hizo en su primer gobierno cuando empezó a caer en las encuestas. Nadie le ha pedido eso", refirió.

Schuldt agregó que el texto no contiene propuestas, y se limita a pedir que se haga menos politiquería y se tenga más optimismo.
"Contrariamente a lo que García dice, la suya parece una respuesta desesperada, cuando se necesita un liderazgo y confianza; y eso se logra solo con propuestas concretas que, me temo, él no tiene", indicó.

Crece el descontento
Por su parte, el ex presidente de Foncodes y economista de la Universidad Católica Pedro Francke indicó que del documento se desprende como si el presidente pensara que la crisis internacional es coyuntural y pasajera, porque dice que hay que esperar un poco y las cosas volverán a la normalidad.

"En eso está equivocado, porque esta es una recesión que va a tomar tiempo y sus efectos se sentirán durante mucho tiempo, también en el Perú", dijo.
El analista comentó también que el mandatario está equivocado al afirmar que las protestas sociales responden a "apetitos electorales". Según él, es el evidente malestar de la población, que de forma espontánea sale a las calles a mostrar su descontento, el que está creciendo cada vez más.

"Más serenidad"
Consultado sobre la coyuntura política que motivó el pronunciamiento presidencial, el sociólogo y analista político Julio Cotler recomendó tanto a García como a Toledo que actúen con más tranquilidad, y no entren en polémicas como la que hemos visto esta semana, "porque eso no hace bien al desarrollo del país".

En esa línea. Cotler afirmó que este tipo de enfrentamientos solamente conduce a dañar al Perú.
"No pueden estar pico a pico, porque eso solo aviva el incendio en la pradera. Y actuar de esa manera no tiene sentido", sentenció.
______________________________
LA REPUBLICA 11 de septiembre de 2008

Sudoku incompleto
Por Mirko Lauer.

El mensaje de fondo en la declaración de Alan García este martes, la que este diario tituló Aguanten con optimismo, fue que él sí está contento con el rumbo que lleva la economía, y que no piensa ceder ante los reclamos de cambios sustantivos en ella. Ofrece cifras para argumentar que el crecimiento sí viene teniendo algunos buenos efectos sociales.

Con una que otra discrepancia esas cifras optimistas son reales, pero son un sudoku incompleto. La declaración es también un angustiado reclamo de que ellas sean incorporadas al debate, al lado de las otras cifras de las alzas, la exclusión y la pobreza. En ello existe también un temor a que el discurso de la política como confrontación desplace todo posible consenso tecnocrático.

En efecto, cuando existe la seria posibilidad de que Alejandro Toledo sea escuchado como paladín de los pobres y flagelo de los ricos, es que la plaza política está muy caliente, y poco reflexiva. García también está diciendo que no piensa entrar a ese juego, una manera oblicua de darle la bienvenida a la inevitable cuota de impopularidad.

En aquellos a los que explícita o implícitamente García afirma que no piensa escuchar están sobre todo los que ven en protesta e impopularidad argumentos para añadirle algo de heterodoxia a la receta económica. Si Fernando Belaunde en 1985 pudo decir "Les dejo la democracia intacta", García se prepara para decir "Les dejo la política económica intacta".

Pero la declaración también parece ser una advertencia a los ajustadores excesivos, funcionarios de su propio gobierno que aprovecharían las alzas de precios para frenar precisamente la parte más social del crecimiento, y si fuera preciso el crecimiento entero. Como que si las cifras no están malogradas, para qué tratar de repararlas.

Luego están los politiqueros. Es cierto que se trata de un texto muy breve, en el que pesa mucho lo que no está dicho. Pero alguna definición operativa de politiqueros hubiera ayudado. ¿Son simplemente los perros del hortelano movilizados? ¿O hay más? No es una expresión que precisamente aliente el debate tecnocrático.

Su lista de respuestas erróneas a esta fase peligrosa de la globalización es razonable, aunque algo taquigráfica. Sugerir que todos los reclamos al gobierno son por subsidios, control de precios o aumentos a los estatales es una forma de caricaturizarlos. Existen discursos económicos más finos o versados que el de su colega Toledo.

Por último es posible advertir en la declaración un llamado al orden que hace García a sus propias filas de militantes e independientes en el gobierno. Un mensaje subliminal como que un retroceso del calibre del ocurrido ante las comunidades amazónicas no volverá a repetirse. Un mensaje, también, para los paristas de noviembre.
______________________________
LA REPUBLICA 11 de septiembre de 2008

EDITORIAL
Intolerancias

Hay que admitirlo: si el expresidente Alejandro Toledo se propuso sacar de sus casillas con sus críticas al gobierno aprista, pues lo logró. En menos de 48 horas se dio a publicidad un informe congresal que acusa al ex presidente, a la ex primera dama y a cuatro de sus ministros de peculado. Es verdad que se trata solo de un informe, pero vino como anillo al dedo al ex mandatario, que habló de inmediato de persecución política.

Pero las cosas no se quedaron ahí. No menos de seis ministros salieron a contradecirlo con argumentos varios. No faltó alguno que acusara al toledismo de inacción frente a la pobreza, que no descendió los puntos esperados y algún otro que, falto de argumentos, recurrió a la caricatura, recordando viajes del avión parrandero, fines de semana en Punta Sal y ríos de whisky etiqueta azul.

Pero, insólitamente, esta andanada no pareció suficiente al Ejecutivo, y así tuvimos por primera vez una respuesta directa del presidente García a un opositor. Lo hizo en una declaración escrita que fue distribuida a todas las redacciones, en la que recuerda los logros de su gobierno, vuelve a decir que la inflación es importada, pide paciencia al pueblo e invoca a las fuerzas democráticas a mantener la tranquilidad.

El Presidente esperó al final del reparto de la Declaración para acotar que le sorprendía ver cómo algunos demócratas se dejan ganar por el apetito (electoral) y por su falta de consistencia psicológica. La alusión a su antecesor fue transparente, y una respuesta al apelativo de gobernar para los ricos que le endilgó Toledo, recogiendo el guante lanzado por Lourdes Flores.

¿Qué concluir? En lo referente a los dichos de Toledo, hay que convenir en que al gobierno se le pasó la mano. Peores cosas le dijo el PAP a Alejandro Toledo cuando era gobernante y lo amenazaba con la vacancia un día sí y otro también, sin que esto provocara ninguna represalia o alusión del afectado, que no cerró diarios, programas de TV o radios por ello.

En lo referente al presidente García, que ha ratificado la política económica seguida en los últimos dos años, la impresión es que necesita autoconvencerse de que va por buen camino, pese a que su popularidad se encoge, que la inflación golpea fuerte a los peruanos importada o con componente interno, el debate sigue en curso –y a que hay 161 conflictos sociales con tendencia a aumentar– en el país, los cuales amenazan con unos próximos meses muy tensos que, nos tememos, no otorgarán a su gobierno la deseada tregua por APEC.
______________________________

EXPRESO SETIEMBRE 10, 2008

Declaración Presidencial
Confianza, firmeza y menos politiquería
Alan García Pérez

1. En nuestro país de múltiples problemas y exigencias, el rumbo escogido demuestra hasta ahora ser responsable y adecuado. El gobierno, al que con un sonsonete llaman "gobierno de los ricos", ha reducido 8 puntos la pobreza en dos años, en tanto que el régimen anterior apenas logró reducirla en 2 puntos en sus cinco años.

Por tercer año consecutivo, el Perú crecerá productivamente en una cifra cercana al 9% y por ello el empleo formal aumentará otra vez en 8%, impulsado por la construcción, la industria y otros sectores. Las exportaciones que eran de S/. 17 mil millones en diciembre del 2005 serán este año el doble, S/. 33 mil millones. Todo esto da empleo y distribuye salarios.

2. Pero una grave crisis mundial golpea ahora al Perú como a otros países aunque sus efectos negativos sean menores aquí. En otros países el crecimiento anual es inferior (4%), la inflación es mayor (entre 12% y 30%) y la pobreza ha aumentado. En el Perú, a pesar de la crisis, la pobreza se reducirá este año otra vez, aunque a menor velocidad que en el 2007.

Pero la crisis que eleva el precio mundial de los alimentos crea malestar, resentimiento y protesta en la población que no tiene por qué comprender las razones económicas, ni las acepta, porque siempre reclamará al gobierno "hacer algo". La popularidad se reduce, las encuestas bajan, comienza el derrotismo de siempre.

3. Esta crisis no se soluciona buscando popularidad pasajera. La crisis se superará con firmeza, responsabilidad y objetivos claros. Para ello se necesita mucha energía psicológica en el gobierno, en los dirigentes y miembros del partido y en todas las fuerzas democráticas. Pueden perder la calma muchos, pero no los que están obligados a la serenidad y a la razón y, especialmente, quien lleva el timón. Porque la crisis no se enfrenta con respuestas irracionales o desesperadas que sólo conducen a agravarla. Y algunas de esas respuestas erróneas son las siguientes:

¿Un control de precios? No, porque lleva al desabastecimiento que es peor que el incremento del precio de un producto. El precio del pollo subió en los mercados porque el precio internacional del maíz se duplicó y sin embargo, al mismo tiempo, aumentó el consumo de 30 millones a 32 millones de pollos por mes. Con el control de precios se desabastecería el mercado y quebrarían miles de pequeños comerciantes. Controlar los precios lleva a que nadie invierta y por consiguiente a que no se genere trabajo.

¿Subsidiar los alimentos? No es lo mejor, pues con esa receta lo único que se consigue al final es una gran explosión cuando se retiran los subsidios que siempre son la causa de un gran déficit fiscal. Además se crea contrabando hacia los países vecinos y mercado negro interno.

¿Aumentar el gasto público y el salario de los empleados del Estado? Lo único que se logra así es inyectar más billetes a la presión por los precios que suben, aumentar otra vez los salarios en unos meses y así sucesivamente. Tampoco es racional aumentar con más velocidad el gasto en las obras públicas porque eso, indirectamente, también aumenta la presión inflacionaria. Hoy el Estado central, regional y local destina a la inversión en obra nueva tres veces más dinero que antes, el gran crecimiento en vivienda, carreteras y saneamiento está presionando al alza los precios del cemento, los ladrillos y el acero. Además la incesante inversión privada en industrias, comercio y agroexportación mantiene la mayor parte del crecimiento que necesitamos para incrementar el empleo.

4. Lo que sí se requiere es menos politiquería. Ante los problemas cunden los apetitos electorales, los deseos de confrontación y el uso de adjetivos. Otros sectores, los que no creen en la democracia y han fracasado histórica y electoralmente, quisieran imponer el desorden haciendo movilizaciones para llevarnos a respuestas irracionales y recetas que en otros países han producido más inflación. Sorprende risueñamente ver cómo algunos "demócratas" se dejan ganar por el apetito y por su falta de consistencia psicológica. Y también sorprende ver cómo se ponen en la tribuna pasiva los que deberían defender la sensatez.

5. ¡Optimismo¡ Vamos a contrarrestar las tendencias inflacionarias del mundo devolviendo los precios a un nivel razonable. Vamos a aumentar el empleo en éste y en los próximos años creciendo productivamente. Continuaremos extendiendo los servicios de electricidad, agua, carreteras y educación y la pobreza continuará su descenso de manera segura e irreversible. El Perú seguirá creciendo más que los vecinos y con menor inflación.
Con firmeza y confianza haremos frente a la politiquería.
___________________________
LA REPUBLICA SETIEMBRE 10, 2008

García pide optimismo al pueblo

Admitió que Perú ha sido golpeado por crisis internacional. Pero descartó control de precios, subsidios, aumento del gasto público y de sueldos a empleados públicos. Destacó logros de su gobierno.

Inés Flores.

Con perfil bajo. Como lo hizo ante el problema con los indígenas, García prefirió un pronunciamiento discreto para explicar al público qué hará con la economía.

En medio de críticas de líderes de la oposición y anuncios de protestas y paros contra el alza de los precios de los alimentos, el presidente Alan García reconoció que la crisis mundial golpea al Perú, pero advirtió que no recurrirá a medidas populistas y no habrá control de precios, subsidios de alimentos ni aumento del gasto público y de salarios para empleados públicos.

En declaración presidencial titulada "Confianza, firmeza y menos politiquería", que llegó a esta redacción a las 8 p.m., García fijó su punto de vista cuando el debate político se había encendido por las duras críticas del ex presidente Alejandro Toledo al gobierno aprista y cuando el líder nacionalista Ollanta Humala anticipaba un pronunciamiento para el viernes reclamando cambios en la política de gobierno.

El mandatario dejó establecido que el rumbo (económico) escogido era "responsable y adecuado", y como prueba de ello exhibió, como logros, la reducción de 8 puntos de la pobreza en dos años, el 9% de crecimiento del país por tercer año consecutivo, y las proyecciones de un incremento del empleo formal en 8%. Además, el incremento de las exportaciones de 17 mil millones en 2005 a 33 mil millones previstas para este año.

NADA DE POPULISMO

El jefe del Estado ratificó luego que Perú está afectado por la crisis mundial, y que este año la pobreza se reducirá a menor velocidad en comparación con el 2007.

Reconoció también que esta crisis, que eleva los precios de los alimentos, "crea malestar, resentimiento y protesta en la población, que no tiene por qué comprender las razones económicas, ni las acepta, porque siempre reclamará al gobierno algo por hacer".

Frente a ello, García descartó emplear medidas populistas porque, según su punto de vista, la crisis se superará con firmeza, responsabilidad, objetivos claros, y con mucha energía psicológica.

En otro momento, invocó a los miembros del gobierno, dirigentes y miembros de su partido y a todas las fuerzas democráticas "a mantener la tranquilidad".

"Pueden perder la calma muchos, pero no los que están obligados a la serenidad y a la razón, y especialmente quien lleva el timón. Las crisis no se enfrentan con respuestas irracionales o desesperadas que solo conducen a agravarlas", dijo.

Calificó como respuestas erróneas a la crisis, y que su gobierno no va a poner en marcha, el implementar un control de precios, el otorgar subsidios a los precios de los alimentos y aumentar el gasto público y los sueldos a los empleados públicos; esto para evitar distorsiones en la economía fiscal y en el mercado.

Concluyó su pronunciamiento llamando al optimismo y pidiendo menos politiquería para solucionar la crisis, pero antes aludió a los sectores "que no creen en la democracia y quieren imponer el desorden haciendo movilizaciones para llevarnos a respuestas irracionales y recetas que en otros países han producido inflación".

Al final, García anotó: "Sorprende, risueñamente, ver cómo algunos demócratas se dejan ganar por el apetito (electoral) y por su falta de consistencia psicológica. Y también sorprende ver cómo se ponen en la tribuna pasiva los que deberían defender la sensatez".

LUIS VALDIVIESO EXPUSO ANTE LA BANCADA APRISTA

1] Mientras el jefe del Estado, Alan García, advertía anoche al país de la drástica política económica que su gobierno implementará en los próximos meses, el titular de Economía, Luis Valdivieso, hacía lo propio con los legisladores apristas a fin de doblegar la resistencia, de algunos de ellos, a respaldar el proyecto de ley del "ajustado" presupuesto general de la República para el periodo 2009, el cual será expuesto el jueves en el Congreso.

2] Por segunda vez, durante casi seis horas en el cuarto piso del Club de la Unión, Valdivieso expuso los lineamientos del presupuesto que –según expertos– está concebido para reconcentrar el manejo de recursos fiscales, frenar el gasto público –que ahora será del 2%– y que enfoca la mayor parte del ajuste a gobiernos regionales y municipios.

3] Estas fueron precisamente algunas de las razones que más de un legislador aprista sustentó al observar el proyecto de presupuesto del Ejecutivo durante la reunión que se realizó a puertas cerradas, a partir de las seis de la tarde de ayer. Sin embargo, el titular de Economía no accedió a ningún cambio argumentando que este será un "presupuesto de eficiencia" que no permitirá filtraciones, como ocurre actualmente en el gasto social.

4] Para asegurar esa eficiencia, en mayo próximo el MEF hará una prueba de "contrastación de metas", que le permitirá medir el uso de las partidas, según adelantó el presidente de la Comisión de Presupuesto Luis Falla La Madrid, quien prefirió no revelar más detalles.
_________________________________
CORREO SETIEMBRE 10, 2008

Dice que gobernó desde Punta Sal y con whisky etiqueta azul
Canciller le recuerda frivolidades a Toledo

Las duras críticas de Alejandro Toledo al actual régimen, al que acusó de gobernar para los ricos, generaron la enérgica respuesta del presidente Alan García y del canciller José Antonio García Belaunde, quien recordó las frivolidades del ex mandatario.

Sin pelos en la lengua, el titular de Torre Tagle dijo que, por el contrario, Toledo sí gobernó como un rico. Recordemos Punta Sal, (el whisky) etiqueta azul, con la diferencia de que los ricos pagan todo de su bolsillo; no sé si Toledo hizo eso.

Asimismo, acusó al ex presidente de difundir medias verdades al recordar que en su gestión los precios de los productos alimenticios eran inferiores a los de ahora.

Quiero que recuerde cuánto costaba importar el trigo durante su gobierno, cuánto costaba el petróleo o la soya. Debe considerar que los precios internacionales se han duplicado. No puede jugar con las cifras para esconder la verdad absoluta, refirió.

Finalmente, remarcó que Toledo muestra poca seriedad al amenazar con movilizarse si el gobierno no promulga la derogatoria de los decretos 1015 y 1073, referentes a la venta de tierras de las comunidades nativas.

No es serio decir que saldrá a las calles e invoque a los Cuatro Suyos. Esa fue una respuesta a una dictadura que se prolongaba, pero ahora vivimos una democracia que le permite a Toledo venir cuando quiera a Lima, lanzar cuatro insultos al aire e irse del país, señaló indignado.

Sonsonete
Por la noche, el jefe de Estado difundió una declaración a través de la Secretaría de Prensa de Palacio de Gobierno, en la que señala –en clara alusión a Toledo– que sorprende risueñamente ver cómo algunos 'demócratas' se dejan ganar por el apetito y por su falta de consistencia psicológica.

Argumentó que en estos momentos, cuando la crisis mundial golpea al Perú como a otros países, lo que se requiere es menos politiquería y mayor optimismo.

El jefe de Estado aseguró que ante los múltiples problemas el rumbo escogido por el gobierno demuestra hasta ahora ser responsable y adecuado.

El gobierno, al que con un sonsonete llaman 'gobierno de los ricos', ha reducido ocho puntos la pobreza en dos años, en tanto que el régimen anterior apenas logró reducirla en dos puntos en sus cinco años, resaltó.

Karla De Rojas
Mauricio Ottiniano
___________________________
LA REPUBLICA SETIEMBRE 10, 2008

Oposición critica declaración presidencial

Aunque algunos reconocen validez del diagnóstico, mayoría critica incoherencias y dureza de la receta económica anunciada.

Redacción La República.

Enfático. Galarreta (UN) se preguntó por qué cuando hubo superávit, García no dijo que se debía a la economía mundial.

La "confianza y menos politiquería" que pidió el presidente Alan García para paliar la inflación fue cuestionada por diversos sectores del ámbito político del país.

El vocero de la bancada de Unidad Nacional, Luis Galarreta, lamentó que el mandatario insista en atribuir a la crisis económica mundial el alza de los precios.

"Cuando hubo superávit, el gobierno jamás mencionó que se debía a la economía mundial. Es incoherente", sostuvo el legislador en diálogo con La República.

El parlamentario opositor instó a García Pérez a especificar "a qué se refiere con politiquería" cuando señala la "falta de consistencia psicológica" de sus críticos.

De otro lado, el congresista de Alianza Parlamentaria Víctor Andrés García Belaunde resaltó que el comunicado presidencial rechace instaurar un control de precios, ofrecer un subsidio a los alimentos o aumentar el gasto público y el salario de los empleados públicos para aliviar la crisis.

LA SOMBRA DEL PASADO

En ese aspecto, García Belaunde reconoció que el gobernante no promueva políticas que conlleven a la hiperinflación como sucedió en el primer gobierno de García; pero consideró que la demagogia proviene de la misma entraña del Ejecutivo, con acciones que "conducen al país a la corrupción".

"Lo que hay en la actualidad es una inflación de inmoralidad y una recesión de moral. Se piensa que se gobierna bien vendiendo mal", dijo el dirigente de Acción Popular.

Por su lado, Víctor Mayorga puntualizó que el pronunciamiento es una "medida desesperada" frente a los conflictos sociales que se registran. El legislador nacionalista anotó que el objetivo presidencial debe ser distribuir mejor la riqueza antes de estimular la confrontación con la oposición.

"Mal de muchos es consuelo de tontos. Se trata de resolver los grandes problemas", advirtió.

SOLO BUENOS DESEOS

Por su parte, el analista político Nelson Manrique aseguró que los dichos de García solo constituyen "buenos deseos", al considerar que el bienestar de la población depende solamente del cambio del modelo económico.

"La politiquería viene del lado de Alan García. Si no quiere hacerla, que cumpla con sus promesas de campaña, como la renegociación de los contratos con las empresas mineras", opinó Manrique.

El sociólogo refirió también que el país afronta una crisis de institucionalidad debido al debilitamiento del Poder Legislativo, institución sacudida por escándalos.

"Nueve de cada diez personas no se sienten expresados en el Parlamento. Si no sienten que tienen un respaldo, entonces acuden a las calles", declaró.

Finalmente, desde Estados Unidos, el líder de Perú Posible Alejandro Toledo manifestó que "es muy respetuoso de la institucionalidad de la presidencia, por lo que no quiere pronunciarse ligeramente ante el comunicado".

Toledo Manrique dijo haber tomado nota del pronunciamiento, pero prefirió no dar una declaración "liviana y precipitada".

Consultado si en la nota de prensa de Palacio de Gobierno solamente se le aludió a él, el ex presidente optó por no responder.

Como se recuerda, Toledo culpó a García de ser responsable de la inflación que afecta a los peruanos y amenazó con realizar movilizaciones si el Presidente no deroga los decretos legislativos sobre las comunidades nativas.

Inflación afecta a la región

Un informe de la CEPAL señaló que el aumento en los precios de alimentos y la energía en el mundo generará una inflación de entre 9.0 y 10 por ciento en Latinoamérica este año, el índice más alto de los últimos tiempos.

México, sin embargo, será la nación con menor índice inflacionario, con 5.0 por ciento, seguida de Perú y Brasil (6.0), Colombia (7.0), Uruguay (8.0), El Salvador y Argentina (9.0), mientras que Venezuela encabezará la lista con 32.0 por ciento, indicó el documento, llamado ‘Estudio económico de América Latina y el Caribe 2007-2008’.

Las cifras de inflación en los países de América Latina y el Caribe varían entre un 5% y 32% a junio de 2008 (doce meses), mientras que el aumento en los precios de los alimentos en la región acumula un 15.7% en el mismo período, luego de anotar un incremento de 10.7% en 2007.

En la medida de lo posible, CEPAL propone que se debe generar un espacio fiscal que asegure financiar los programas sociales. El informe es de agosto.
___________________________

EL COMERCIO SETIEMBRE 9, 2008

Toledo señala razones de la inflación en el Perú

23:58 | "Creo que hay un gasto público totalmente desorganizado y un aumento de la demanda interna desbocada", dijo el ex mandatario

El ex presidente Alejandro Toledo presentó su análisis de los dos primeros años del gobierno aprista, titulado "El crecimiento heredado solo llega a algunos", el cual redactó con la ayuda de sus ex ministros, donde llegó a la conclusión que la inflación ha aumentado no solo por factores externos sino por componentes internos como el gasto público desorganizado y un crecimiento de la demanda interna.

"No hay duda de que en el caso de la inflación hay un factor externo que tiene que ver con el precio del petróleo y algunos productos agrícolas. Pero creo que es honesto mirar el componente interno: creo que hay un gasto público totalmente desorganizado y un aumento de la demanda interna desbocada. Están en su derecho, pero lo que no es justo es que el crecimiento solo alcance a pocos" dijo el ex mandatario Alejandro Toledo.

Asimismo, "el crédito ha crecido en 30% por consumo de tarjetas. La gente está viviendo de un plástico. Al aumentar el consumo están subiendo los precios y quienes no pueden alcanzar esos precios son los más pobres", dijo.

El ex mandatario señaló, en el programa Prensa Libre, que una alternativa para salir de la crisis pasa por realizar inversiones públicas pequeñas de calidad, así como manejar el crédito con mucho más cuidado y hacer que el empleo llegue a los más pobres para que puedan comprar algo.

"La gran diferencia es que el presidente García encontró la mesa servida. Nosotros tuvimos que construir y me alegro que García ha estado haciendo que la economía crezca. Pero mi crítica más preocupante es que se ha estado preocupando exclusivamente de los ricos cuando viene de un partido que defiende a los pobres", agregó.

Según Toledo, el libro que han redactado fue realizado con el mejor espíritu constructivo, a fin de llamar la atención del Ejecutivo sobre el alza de precios de los principales alimentos, producto de la inflación.
_________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 10, 2008

¿Quién pierde la perspectiva: Toledo o el Gobierno?
Por: Juan Paredes Castro |

El ex presidente Alejandro Toledo y el Gobierno han demostrado su fácil tendencia a flagelarse mutuamente, sobre la base de un error compartido: su total falta de perspectiva de la realidad y de la política, a la hora de la crítica y la polémica.

Cada vez que visita el Perú, Toledo, que se mueve, según él, por el mundo entero, apela a la tribuna de su partido, Perú Posible, para emplazar políticamente al Gobierno. Lo hace, irónicamente, perdiendo ciertos contextos internacionales claves, como la incidencia del precio del petróleo y otras materias primas en la inflación interna, y con datos muy pobres y generales sobre lo que realmente pasa en las provincias y distritos del Perú, para los que pide una mayor inclusión económica y social, sin que él tampoco los visite ni los atienda.

El Gobierno, por su parte, arma un aparatoso escenario de amedrentamiento y ataque contra él, que va desde el desfile de voceros oficiosos por la radio y la televisión hasta la reapertura de procesos de investigación en el Congreso. Mayor demostración de desmedida intolerancia no puede haber, en el marco de una democracia en la que desde la más alta magistratura se invoca la presencia de la oposición para luego no solo negarla sino rechazarla casi en todos sus términos.

Toledo podría exagerar números y conclusiones y equivocarse a menudo respecto de la realidad, pero tiene derecho a opinar y a que sus opiniones sean respetadas. Inclusive puede dar lugar al debate y a la polémica y ser quien marque la agenda política en algún momento, más allá o más acá de alguna eventual pretensión electorera. ¿Alguien tendría que envidiarlo por eso? Es más: está obligado, a la luz de una opinión pública cada vez mejor informada y menos ingenua, a revisar mejor sus datos, a cruzar información sobre el país y el mundo y a desempeñarse más como un estadista que como un ex gobernante que no ha olvidado su vocabulario de campaña electoral.

El Perú democrático de hoy no está para que los políticos de esta y otra vereda se agarren a gritos ni para que el ministro de Salud y el gremio médico crucen insultos y amenazas ni para que la CGTP pretenda boicotear la próxima reunión del APEC en Lima ni para que el Partido Nacionalista, con Ollanta Humala a la cabeza y con el presidente regional de Áncash, César Álvarez, como furgón de cola, quieran hacer hervir de protestas las calles y plazas del país.

Pareciera que el Perú y los peruanos no hubiéramos aprendido nada de 10 años de autoritarismo y de otras tantas décadas dictatoriales precedentes. Pareciera que quisiéramos negarnos a nosotros mismos cada día nuestro derecho a una vida más racional y civilizada.
_____________________________
LA REPUBLICA SETIEMBRE 11, 2008

Hay cifras erróneas en respuesta de García

Sostienen economistas Jürgen Schuldt y Pedro Francke. Mientras, sociólogo Julio Cotler pide al presidente y a Toledo dejar el "pico a pico" porque "eso aviva el incendio en la pradera’’.

María Elena Castillo.

Criticado. Los expertos advierten que el pronunciamiento de García parece más una respuesta desesperada.

Pedro Francke, de la U. Católica, Jürgen Schuldt, de la U. del Pacífico y Julio Cotler, quien invocó a la cordura.

De extraña y politiquera calificaron los economistas Jürgen Schuldt y Pedro Francke la declaración que el martes difundió el presidente Alan García, en su respuesta a las críticas y movilizaciones de protesta contra el alza de precios y la política económica del actual gobierno.

Ambos cuestionaron las cifras de reducción de la pobreza presentadas por el Jefe del Estado, quien asegura que durante los dos primeros años de su gobierno se redujo la pobreza en 8 puntos porcentuales.

El investigador de la Universidad del Pacífico Jürgen Schuldt explicó que el porcentaje que se atribuye el mandatario no corresponde totalmente a su gobierno, pues parte es del ex presidente Alejandro Toledo.

"Él (García) dice que en dos años de su gobierno se ha reducido en 8% la pobreza, pero la verdad es que ha disminuido en un 5%", precisó.

El economista advirtió que difícilmente se cumplirá el ofrecido anuncio presidencial de continuar reduciendo la pobreza este año.

"Eso no lo cree nadie porque con la inflación anual, que estará entre 7 y 8%, es muy probable que la pobreza volverá a rebasar el 40% en el mejor de los casos".

García no dice cómo

Jürgen Schuldt sostuvo que el pronunciamiento de Alan García no dice nada concreto. Y más bien parece un "politiquero" porque no le gustó que le digan que gobierna con los ricos.

"Dice que se debe evitar respuestas erróneas al problema de la inflación, y afirma que no habrá control de precios, subsidios ni aumento de sueldos, pero eso es un recuento de lo que hizo en su primer gobierno cuando empezó a caer en las encuestas. Nadie le ha pedido eso", refirió.

Schuldt agregó que el texto no contiene propuestas, y se limita a pedir que se haga menos politiquería y se tenga más optimismo.

"Contrariamente a lo que García dice, la suya parece una respuesta desesperada, cuando se necesita un liderazgo y confianza; y eso se logra solo con propuestas concretas que, me temo, él no tiene", indicó.

Crece el descontento

Por su parte, el ex presidente de Foncodes y economista de la Universidad Católica Pedro Francke indicó que del documento se desprende como si el presidente pensara que la crisis internacional es coyuntural y pasajera, porque dice que hay que esperar un poco y las cosas volverán a la normalidad.

"En eso está equivocado, porque esta es una recesión que va a tomar tiempo y sus efectos se sentirán durante mucho tiempo, también en el Perú", dijo.

El analista comentó también que el mandatario está equivocado al afirmar que las protestas sociales responden a "apetitos electorales". Según él, es el evidente malestar de la población, que de forma espontánea sale a las calles a mostrar su descontento, el que está creciendo cada vez más.

"Más serenidad"

Consultado sobre la coyuntura política que motivó el pronunciamiento presidencial, el sociólogo y analista político Julio Cotler recomendó tanto a García como a Toledo que actúen con más tranquilidad, y no entren en polémicas como la que hemos visto esta semana, "porque eso no hace bien al desarrollo del país".

En esa línea. Cotler afirmó que este tipo de enfrentamientos solamente conduce a dañar al Perú.

"No pueden estar pico a pico, porque eso solo aviva el incendio en la pradera. Y actuar de esa manera no tiene sentido", sentenció.
_____________________________
PERU 21 SETIEMBRE 11, 2008

Declaración de quejas

Más confianza y firmeza; menos politiquería y soberbia.
Autor: Augusto Álvarez Rodrich

La declaración emitida anteanoche por el presidente Alan García es una respuesta a las críticas que Alejandro Toledo le hizo en su breve pero efectivo paso por el país –lo cual es, sin duda, un error político del jefe de Estado–, pero yendo un poco más allá, también parece ser el grito desesperado de alguien que se siente incomprendido y no bien recompensado por la tarea que realiza.

Lo que el presidente transmitió en la declaración es su queja por las pifias que la oposición y la población le lanzan a pesar de que “el rumbo escogido demuestra hasta ahora ser responsable y adecuado”. Es curioso que sea la misma queja que tenía Toledo cuando gobernaba.

El documento descarta que se vayan a aplicar iniciativas como control de precios, subsidio a los alimentos, incremento del gasto público y del salario de los empleados del Estado, o inyección irresponsable de billetes al mercado que produzca presiones inflacionarias. No lo dice, obviamente, pero lo que el presidente está expresando es que –felizmente– AGP II no cometerá los mismos errores que arruinaron el gobierno de AGP I.

Al presidente también le molesta que le digan que gobierna para los ricos, y que no se reconozca que está manejando la economía con prudencia y sensatez, lo cual es cierto a pesar de que es imposible no increparle la poca audacia para poner en marcha reformas profundas en campos como educación, salud, justicia o seguridad.

Pero el presidente no puede esperar que dicho reconocimiento venga de la oposición. Primero, porque sería un exceso de engreimento y soberbia reclamarlo, y ayayeros no le faltan.

Segundo, porque no es la relación usual entre gobierno y oposición. El país necesita alternativas responsables pero diferentes de la actual para cuando, en el 2011, el elector busque otras opciones. Tercero, porque García no ha sido un rival generoso con el gobernante (pregúntenle a Toledo) ni con el competidor (pregúntele a Lourdes Flores). Cuarto, porque no es función central de los medios elogiarlo, sino hacerle notar sus deficiencias para ayudarlo a mejorar.

El presidente García debiera ser más abierto y tolerante con lo que dicen de él los opositores o sus críticos. Su apuesta debería ser una buena foto final en el 2011, no la de pasado mañana.
_____________________________
EL COMERCIO SETIEMBRE 11, 2008

EDITORIAL
Conflictos: no más política del bombero

Fuera de cualquier discrepancia entre las cifras de la Defensoría del Pueblo (161) y la Presidencia del Consejo de Ministros (81), lo cierto es que el número de conflictos sociales sigue escalando con respecto a años anteriores.

Esto es preocupante y riesgoso, sobre todo porque se amenaza la paz social. Este es un bien mayor que implica garantizar derechos básicos a la libertad y la sana convivencia, y que debería acompañar al desarrollo económico y la consolidación democrática.

Lo evidente, contra lo que señalan los voceros del Gobierno, es que se ha hecho poco por afinar los mecanismos de detección, prevención y control de conflictos. Y, como ha pasado antes, se espera que estos estallen para recién acudir a sofocarlos, con una política de bombero probadamente relativa e ineficaz, que hace mucho daño al sistema democrático.

En este complejo escenario, son varias las instancias que tienen que asumir responsabilidad. Principal, pero no exclusivamente, el Gobierno Central que solo cuando se producen bloqueos o marchas violentas saca al frente la Unidad de Prevención de Conflictos de la PCM, cuando es evidente que esta no funciona, sea porque no hay voluntad gubernamental o por la carencia de recursos personales, logísticos y coordinativos.

A más de ello hay un obsoleto y criticable enfoque centralista, que se expresa, por un lado, en la insistencia del Gobierno Central por controlar todo, y por otro lado, en la costumbre facilista de las autoridades regionales y locales de echarle la culpa de todo a aquel, evadiendo su propia responsabilidad.

Como hemos subrayado una y otra vez, no puede descartarse la existencia de políticos oportunistas, que irresponsablemente aprovechan cualquier oportunidad de pescar a río revuelto. Igualmente, existen grupos desestabilizadores, antisistema y radicales ambientalistas que promueven y atizan conflictos, sobre todo en comunidades relacionadas con enclaves mineros. A todos estos grupos hay que identificarlos y denunciarlos.

Sin embargo, es evidente que hay muchos otros conflictos latentes que se explican simplemente por la ausencia del Estado, la rampante informalidad y el abierto incumplimiento de la ley por parte de ciertas autoridades o grupos determinados, y que pueden y deben evitarse antes de que estallen en las calles.

La política del bombero ya no funciona. Tienen que establecerse con la debida urgencia mecanismos de diálogo, comunicación y coordinación permanente entre el Gobierno Central y los gobiernos regionales y locales, para definir funciones y activar unidades multidisciplinarias que identifiquen, prevengan y acudan a mitigar conflictos y que trimestralmente rindan cuentas de su labor.

En todo esto, sin embargo, el Congreso no puede rehuir su responsabilidad de prestar su apoyo, tanto a través de proyectos para avanzar con la descentralización, cuanto para debatir y promulgar otras leyes de desarrollo regional y de responsabilidad social de las empresas, sobre todo las mineras.

Cuando la paz social está en peligro, todos debemos reflexionar y poner de nuestra parte para garantizarla. No esperemos más conflictos para recién reaccionar.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu