lunes, 1 de septiembre de 2008

LA "CHINA" NUESTRA DE CADA DIA - foto venta en micro 2.9.09



LA REPUBLICA SETIEMBRE 1, 2008

La ‘china’ nuestra de cada día

Moneda de 0.50 céntimos continúa financiando viajes de estudiantes y amas de casa a pesar de la negativa de transportistas.

Luis Velásquez C.

Valiosa. Pequeña pero de gran valor, la “chinita” es para muchos limeños la única vía para trasladarse a su destino.

A escondidas. A los cobradores les da “roche” llamar pasajeros por 50 céntimos.

El muchacho de manos ennegrecidas hace gestos discretos para recordarles a las personas que la ‘china’ está viva. Semanas atrás no hubiera tenido problemas en gritarlo a los cuatro vientos… Pero hoy no puede salir por la ventanilla de la combi. "El dueño y los otros socios de la empresa piden que cobremos caleta".

El chico se las ingenia para estirar una mano con los dedos extendidos. Las personas de los paraderos lo ven y entienden el mensaje. Significa que todavía pueden recorrer tramos cortos pagando 50 céntimos.

AVISOS Y SEÑALES

"Antes poníamos parches en el parabrisas para decir que cobrábamos ‘china’, pero ahora da roche", dice Juan Valle, adolescente que publicita con gestos el costo del popular pasaje, mientras describe a gritos la ruta de su combi.

Pero contemos la historia completa. Otras veces son los usuarios los que se acercan a las combis con la mano levantada en señal de pregunta: "¿aceptas 50 céntimos?"

La escena se repite en cada rincón de Lima. En las sectores populosos como San Juan de Lurigancho, Lima norte y Lima sur, Lima este y también en zonas en las que la población no la pasa tan mal, como Surco, San Borja, Miraflores y La Molina.

"Es que la cosa está brava. La gente no podría pagarnos si elevamos el precio del pasaje", explica José Antuco, curtido conductor de micros quien recuerda que la última vez que intentó matar la ‘china’, los estudiantes, jubilados y amas de casa dejaron de subir a su vehículo y la pasó muy mal.

"En los últimos días ha vuelto a suceder… las personas ya no están subiendo y algunas, como es el caso de las amas de casa que van al mercado, prefieren caminar", agrega.

LA SOBREOFERTA

Pero también están los transportistas que creen que la "muerte de la china" es un hecho consumado, y que el precio del pasaje urbano debe subir hasta en 0.30 céntimos. Uno de ellos es José Díaz, presidente de la Asociación de Empresas de Transporte Urbano del Perú (Asetup).

Según sostiene, la reciente subida del precio de los combustibles colmó la paciencia de los transportistas y los obligó a incrementar sus tarifas. Esto es verdad en parte, pues este diario ha comprobado que en horas "valle", los precios de los pasajes vuelven a costar un sol y cincuenta céntimos en muchas de la rutas que cubre la Asetup.

Otro dirigente, Julio Raurau Oblitas, de la Corporación de Empresas de Transporte del Cono Este, explica por qué ocurre esto. Según dice, existen muchas empresas informales que no les importa trabajar de manera ordenada y solo se ocupan de pagar sus cuotas a los dueños de las rutas. "Son esas empresas las que mantienen los precios irreales, como los 50 céntimos".

Pero la razón real de que el precio de los pasajes se mantenga invariable aún en estos tiempos, especialmente la ‘china’, es la sobreoferta en el servicio de transporte urbano de pasajeros. "Cuanto quisiéramos subir la tarifa, pero no podemos porque la competencia es fuerte. Para colmo hay carros piratas en todas las rutas y eso nos obliga a seguir cobrando igual, aunque trabajemos a pérdida", anota Juan Valencia, chofer y propietario de un minibus que cubre la ruta Av. Universitaria-Av. Arequipa-Barranco.

Por el lado de los usuarios, los argumentos para seguir manteniendo viva a la ‘china’ son igualmente contundentes. "No sería justo que nos cobren más por tramos cortos. Yo tomo mi combi en el Puente Nuevo y me bajo en Acho, por ese pequeño recorrido no voy a pagar más", responde Cristina Suazo, decidida ama de casa que controla cada céntimo del sueldo de su esposo para poder sostener su hogar.

EN VARIOS PUNTOS

La realidad, entonces, se impone. La prueba está en cada esquina, paradero y terminal. Por ejemplo, en el Puente Primavera, donde los estudiantes y público en general pueden desplazarse hasta el Jockey Plaza y la Universidad de Lima pagando solo 50 céntimos. También los que van a la universidad UPC.

Lo mismo ocurre en el cruce de Argentina con Universitaria, desde donde los pasajeros pueden trasladarse a las universidades San Marcos y Católica, además de la Plaza San Miguel, pagando una ‘china’. Y ni qué decir de lo que pasa en La Molina, donde las combis llevan pasajeros desde la Carretera Central hasta la Av. Javier Prado, por 50 céntimos.

Pero también hay tramos más largos que pueden ser financiados con una ‘china’. Por ejemplo, desde la Universidad San Marcos hasta el Centro de Lima, desde el Puente Nuevo hasta San Juan de Lurigancho y desde Ceres hasta Santa Anita.

También en las llamadas rutas lucrativas, como la Av. Arequipa o Javier Prado. Y si no lo cree, lo desafiamos a tomar un bus en la Av. Aviación con Javier Prado, para ir al Jockey Plaza. Y de la cuadra 2 de la Av. Arequipa a Lince.

Todo lo anterior confirma la vigencia de esa pequeña moneda. Y aunque está amenazada de muerte (siempre se anuncia su fin), no faltan choferes y pasajeros que la invocan para seguir subsistiendo, con lo que su vitalidad se prolonga… por los siglos de los siglos. Que así sea.

CIFRAS

38 mil unidades de transporte circulan en Lima, cubriendo un total de 400 rutas.

2001 fue el último año en que las empresas elevaron el costo del pasaje urbano.

ENFOQUE

El precio de la informalidad

Luis Quispe Candia
Experto en temas de transporte

Lo que sucede es que los precios no se sinceran y existe una sobreoferta brutal en el negocio del transporte de pasajeros. Por esa razón se mantiene vigente ‘la china’, que es aplicada básicamente por vehículos cuyos propietarios trabajan como asociados a empresas que no tienen rutas concesionadas, y se ocupan solo de cumplir con el pago puntual de su cuota a los dueños de rutas.

El asunto se complica con la existencia de unidades ‘pirata’ y con la informalidad que reina en el sector, pues existen demasiadas unidades para cubrir una misma ruta y rutas que no son cubiertas de manera completa, produciéndose entonces las ‘medias vueltas’ que perjudican a los usuarios (...). Pero además existe otro problema: la falta de programación y regulación. Por eso hay horas ‘valle’ en que los carros circulan casi vacíos.
____________________________
CORREO 28 de agosto de 2008

Se muere la china

No escribo sobre la antigua Catay de Marco Polo. El gigante que trota hacia la modernidad y la prosperidad. La China de los Juegos Olímpicos. Tampoco sobre La China María, de las bodegas del barrio, con sus viejos cuadernos del fiado, hoy expulsadas por los hiper o los súper que fían con tarjeta de crédito e intereses. No me refiero, menos aún, a la cautivante China piurana, experta en seco de chabelo, clarito, el requiebro amoroso y acariciar el suelo y los aires dibujando un sabroso tondero.

Me estoy refiriendo a otra china.

A la que, por última vez, esta semana, trasladará sufridos pasajeros en rutas cortas.

Claro, hablo de los cincuenta céntimos o cincuenta centavitos que miles de manos aprietan sudorosas, cariñosas, nerviosas, con desesperación, algunos al abordar una combi o un microbús. La china, la chinita, ya no llevará amas de casa fatigadas, preocupadas, presurosas, a mercados cercanos. No llevará a enfermos ni embarazadas a postas u hospitales zonales. A discapacitados o ancianos que caminan con dificultad.

A los desocupados, jubilados, ambulantes, asalariados precarios que cuentan y recuentan centavos uno a uno. A profesionales cuyos títulos más duelen que dan empleo. A gorditas y gorditos de andar lento...

Es verdad que la china hace tiempo que se extingue como una pavesa (Los Panchos), y son menos las cosas que con ella pueden adquirirse: un periódico popular, 3 callejeros huevitos de codorniz, un paquetito de cancha o maní, un plátano bellaco... Ya no un Sublime, hoy propiedad extranjera, ni una reconfortante emoliente, un choclo con queso o una mazamorra morada.

¿Por qué muere la china? Las celestiales esferas de la economía y la política dicen que por el alto precio de los combustibles. Que tenemos inflación por causas externas. Y la modesta china no puede enfrentar tamaños enemigos y sucumbe.

Pero, pregunta con inocencia la gente: ¿No dicen que el Perú está blindado frente a crisis internacionales? ¿Que tenemos las más altas tasas de crecimiento de América y casi del mundo? ¿Que batimos récords de exportación, captación de inversiones y recaudamos más tributos? ¿Que nuestras reservas internacionales son increíbles? ¿Que tenemos la más baja inflación de América? ¿Que somos potencia mundial en gas? ¿Que ganamos certificaciones de grado de inversión? ¿Que estamos caminando al Primer Mundo y hoy somos más ricos (ex ministro Carranza)? ¿Que hasta podemos organizar Olimpiadas?

¿Tanta fortaleza, tantos éxitos y no es posible defender a la pobre china?

El día de su defunción habrá mucha tristeza y muchas maldiciones. Se encogerán más los bolsillos de mucha gente. La cólera y la fatiga abundarán.

Te extrañaremos, china. Eres algo así como los cinco centavitos de felicidad que quería comprar a la vida Pedrito Otiniano en su bolero cantinero.

Rolando Breña Pantoja
____________________________
EXPRESO 21 de agosto de 2008

Respete el asiento reservado!

Es para uso exclusivo de personas con discapacidad, embarazadas y adultos mayores.
¿Alguna vez usted ha subido a una unidad de transporte urbano y ha visto que dos manganzones están sentados en los asientos reservados, mientras una mujer embazada y algunos ancianos hacen denodados esfuerzos para mantenerse en pie? Sí, esa irritante y desesperante situación es usual en nuestro país y nadie hace nada por cambiarla.
Por ello, la Municipalidad de Lima inicia hoy una campaña de sensibilización, a la que todos se deben unir, con el fin de que se respete el asiento reservado en los vehículos de transporte público para personas con discapacidad, embarazadas y adultos mayores.

Con ese propósito, personal del concejo inspeccionará los asientos reservados de las unidades de transporte, colocará un sticker alusivo y brindará información a los choferes, cobradores y público en general. Sobre el particular, la licenciada Edith Matías, gerente de Desarrollo Social del municipio, sostuvo que la campaña es impulsada por el alcalde Luis Castañeda, y tiene el propósito de hacer respetar el asiento reservado para las personas anteriormente citadas. La jornada se iniciará a las diez de la mañana y comprenderá la cuadra dos de la avenida Argentina (Óscar R. Benavides), cuadras ocho y nueve de la avenida Alfonso Ugarte (en doble sentido), la cuadra uno del jirón Miguel Baquero, así como la cuadra seis de la avenida Los Próceres con la avenida Los Jardines, en San Juan de Lurigancho.

Petit Thouars
El concejo capitalino, de otro lado, abrió ayer el tránsito vehicular por la avenida Petit Thouars, entre las cuadras 10 a la 17, luego de las obras de pavimentación, ampliación de tres a cuatro carriles y rehabilitación de esa importante arteria. Este sábado, igualmente, se inician los trabajos de rehabilitación y remodelación de la avenida Arequipa entre las cuadras 10 a 16, en dirección sur-norte.

El dato
“Se espera que los choferes, cobradores y público en general respondan favorablemente a una campaña de honda filosofía social”, comentó la licenciada Matías.
_____________________________
LA PRIMERA 20 de agosto de 2008

Luis Torres Montero
malaspalabras@diariolaprimeraperu.com

Dios salve a la ‘china’

Una oriental, metálica y plateada, quiere romperme el corazón: la ‘china’. Es la moneda de cincuenta céntimos que me ha salvado en más de una ocasión como pasaje ‘parásito’, ya que pagar un sol por diez cuadras ‘lele’ y aunque caminar sea bueno para el corazón, la ociosidad y el apuro pueden más cuando éstos no lidian con el bolsillo. Pero la ‘rasgada’ corre peligro con el alza eminente de las tarifas urbanas. Según la Fechop, no habría por qué subir sus precios en treinta céntimos más, cuando se puede usar gas natural. ¿Qué cosa? Como si se hubiese trabajado arduamente en una cultura de ese sustituto. Fácil es decirlo. Cuidado que son ‘serios’ los covidas, sietetres, salaverris y todas las custers y combis que sobre pueblan el cementerio rodante ‘Chatarriformer’, también llamado parque automotor.

Los transportistas urbanos son un gremio olvidado por las autoridades. Los cobradores, satanizados casi siempre, son los más sufridos, donde incluso menores de edad y mujeres van en el anonimato –los ‘piratas’–, trabajan 12 horas diarias, adoloridos de sus espaldas y ‘agujereados’ con la contaminación y los altos decibeles de claxon ‘terrorista’ limeño; ello no justifica el trato rudo y muchas veces irrespetuoso de los cobradores. En honor a la verdad la ‘china’ ha sobrevivido gracias a ellos, a su comprensión. Si estoy vestido con mi gorra hacia atrás me ‘funka’; con traje y oliendo a colonia, never. La ‘china’ es un pacto en silencio, un código cultural, clandestino, lejos del chofer. Dios salve a la ‘china’, caray.
__________________________
LA REPUBLICA 20 de agosto de 2008

Buses son focos de infección respiratoria
Por ser lugares cerrados y con aglomeración de personas.

Se debe tener cuidado al viajar en bus.

Los buses de transporte público son uno de los lugares más comunes de contagio de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), producto del conglomerado de personas y la falta de una adecuada ventilación.

Así lo advirtió el doctor Ildauro Aguirre, neumólogo del Hospital Nacional Docente Madre Niño "San Bartolomé", quien invocó al público a mantener abiertas las ventanas de los buses, a fin de evitar el contagio de enfermedades virales a través de la tos, estornudos e incluso la sola conversación.

El especialista indicó que esta medida ayudará a proteger el organismo de los niños, cuyo crecimiento y desarrollo resultan seriamente afectados.

De otro lado, el experto señaló que otras formas usuales de transmisión de las IRA son la inadecuada exposición de los papeles higiénicos, que se usan después de estornudar, así como los escupitajos que los transeúntes suelen expulsar en la vía pública.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu