jueves, 25 de septiembre de 2008

¿AHORROS EN SOLES, EUROS O DOLARES?...SEPA UD. QUE LE CONVIENE...


EL COMERCIO SETIEMBRE 26, 2008

SEPA QUÉ LE CONVIENE

¿Ahorros en soles, euros o dólares?
Por Luis Davelouis Lengua

Es probable que los vaivenes del tipo de cambio, la subida del petróleo, las tasas de interés a la baja y el destino incierto de la bolsa, respecto de la realidad macroeconómica del país, lo tengan dándose de cabezazos contra la pared. Sobre todo si en algún momento --entre el 2006 y este año-- cambió sus ahorros a soles (CTS y depósitos a plazo incluidos) y solarizó sus deudas.

Desde enero del 2006 hasta la fecha, el dólar se ha venido depreciando consistentemente frente al sol, desde S/.3,4522. a S/.2,957 (es decir, una caída de 14,34%). Esta tendencia debería continuar en el mediano plazo (al menos un año más) y la decisión que usted tomó con tanto miedo, rendirá sus frutos (ver infografía). No se equivoque, las tendencias son cíclicas y tal característica es más amiga de la diversidad que de la concentración.

La explicación de la caída se apoya en lo mismo que hace menos de dos años: crecimiento sostenido de la economía peruana, basado, sobre todo, en una robusta demanda interna.

Las cosas en EE.UU., por el contrario, no son tan auspiciosas. Al inmenso déficit fiscal que arrastra (desde hace mucho tiempo), y la velocidad a la que se endeuda, se suma esta crisis financiera que atraviesa, la peor desde la década de 1920. En suma, es una economía aletargada y con expectativas de inflación, lo cual probablemente impida a la Reserva Federal volver a bajar las tasas de interés para tratar de contrarrestar la desaceleración económica que enfrenta. Además, si como pretende el Ejecutivo estadounidense, el Congreso de ese país aprueba el paquete de rescate del sistema financiero por US$700.000 millones, la deuda se incrementará todavía más hasta un nivel récord de US$10'000.000 de millones (10 billones de dólares) como calculan algunos economistas como el superblogger Nouriel Roubini.

ENTONCES ¿POR QUÉ SUBE?
En realidad, y contrario a la sensación que les deja a muchas personas la volatilidad del dólar, este no ha subido, sino que ha fluctuado bastante. En su punto más bajo, el tipo de cambio llegó a S/.2,695, esto es, un repunte del sol contra el dólar de algo más de 21% desde el comienzo del 2006.

La explicación para tal volatilidad en el tipo de cambio es simple para la mayoría de analistas (aunque muy pocos pudieron predecirla y ahora todos se limitan a explicarla). En coyunturas como la actual, caracterizada por una escasez extrema de liquidez, el dólar se convierte en su sinónimo: representa la liquidez.

Además, la gran mayoría de activos considerados de refugio (pues su valor se preserva en el tiempo) están denominados en dólares, como los bonos del Tesoro estadounidense --percibidos como riesgo cero-- y el oro. . En ambos casos, el valor radica también en que son activos muy líquidos, pues se pueden adquirir y vender con mucha facilidad. "Cash is king" o "el efectivo es el rey", dicen en Wall Street durante este tipo de coyunturas.

Evidentemente, en este escenario, el atractivo de casi cualquier moneda decae frente al del dólar, como de hecho ha sucedido durante las últimas semanas con el euro y el yen, y la gran mayoría de monedas latinoamericanas, incluido el sol. Sin embargo, para algunos analistas, ese movimiento de apreciación del dólar, en la situación actual, puede que no se sostenga.

DIVERSIFICANDO EL AHORRO
La gran mayoría de especialistas (entre ellos Claudia Cooper, del BCP, y Hugo Perea, del BBVA) recomienda diversificar lo más que se pueda el destino de nuestros ahorros.

¿Qué significa eso? Muy simple: repartirlos en diversos mecanismos de ahorro y en diferentes monedas. Pero, como decíamos al inicio, dada la turbulencia e incertidumbre que afecta a los mercados de acciones y bonos, olvidémonos por ahora de las AFP y de los fondos mutuos como alternativas y concentrémonos en el ahorro en papel moneda.

La mayoría de bancos (entre ellos el BCP, el BBVA y el Scotiabank) y algunas consultoras (como Macroconsult) proyecta que el tipo de cambio debe cerrar el año en un nivel que oscile entre S/.2,75 y S/.2,85, es decir, una caída de casi 6% desde donde está actualmente.

No obstante, como reconoció el analista principal de un importante banco local, que no quiso ser nombrado, "cuando se trata de tasas de interés o tipos de cambio en una coyuntura internacional tan particular e inestable, hacer predicciones puede ser muy peligroso" y por ello coincidió con sus pares en cuanto al destino diverso de los ahorros.

"Lo ideal sería mantener el 50% de los ahorros en soles, pensando en los fundamentos macroeconómicos, un 25% en euros, para respetar la diversificación y otro 25% en dólares, pues, valgan verdades, el corto plazo es imprevisible y en el largo plazo el dólar se va a recuperar", proyectó.

El problema de esta propuesta es que, por el momento, solo hay tres bancos en los que se puede ahorrar en euros y la baja liquidez de esta divisa incrementa la diferencia entre sus cotizaciones de compra y venta, haciendo más costosa su conversión a soles. No obstante, sigue siendo una opción porque su dinero estará más protegido ante cualquier eventualidad.

¿Y AHORRAR EN ORO?
Hace algunos años, las personas veían en la adquisición de joyas un vehículo de ahorro o inversión. El oro es considerado un refugio de corto plazo (no se aprecia en el tiempo de manera constante) por los inversionistas sofisticados y especuladores.

El inconveniente es que no es líquido, es decir, no puede ir con un brazalete a comprar al supermercado, primero tiene que venderlo o prendarlo. "El oro nunca ha subido más que otros instrumentos en el largo plazo, es muy riesgoso porque también está sujeto a los vaivenes de los mercados financieros, no produce riqueza --es solo un metal-- como sí un bono o una acción. Tenemos que huir del pensamiento CLAE porque la gente pierde más tiempo pensando en consumir que en dónde poner sus ahorros", finaliza Élmer Cuba, de Macroconsult.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu