lunes, 21 de julio de 2008

VALERIA SILVA LE DIJO ADIOS A LAS OLIMPIADAS

OJO 12 de agosto de 2008

CRESCIMBENI Y DOIG TAMBIEN SUCUMBIERON EN PEKIN

Nos siguen eliminando

Es nuestra triste realidad, señores. Los peruanos siguen con el debut y despedida en Pekín 2008. Ahora fue el turno del nadador Emmanuel Crescimbeni, cuarto atleta incaico en quedar eliminado de los Juegos Olímpicos tras ubicarse en el tercer lugar de la Serie Nº1 de la competencia de 200 metros mariposa.

Crescimbeni impuso un tiempo de 2:02.13 minutos detrás del croata Niksa Roki (1:59.58) y el indio Rehan Jehangir Poncha (2:01.89). Sólo superó al hondureño Javier Hernández (2:02.23). En la clasificación general, el peruano terminó en el puesto 41 de 44 participantes y no le alcanzó para llegar a las semifinales.

Cabe recordar que en días anteriores, tres deportistas peruanos también le dijeron adiós al sueño olímpico. El sábado, la badmintonista Claudia Rivero sucumbió en primera ronda a manos de la francesa Pi Hongyan por 21-6 y 21-9.

Mientras que el domingo, a primera hora, la nadadora Valeria Silva no pudo acceder a las semifinales de los 100 metros estilo luego de quedar segunda en su serie con un tiempo de 1:11:64. Horas después la esgrimista María Luisa Doig sucumbió frente a la alemana Katja Waechter por 15-4.

Por otro lado, el luchador peruano y abanderado de la delegación Sixto Barrera empieza su participación hoy a partir de las 8 y media de la noche (hora peruana). De clasificar estará compitiendo durante todo el transcurso del día.
_________________________
CORREO 11 de Agosto de 2008

Nadadora nacional quedó eliminada de las Olimpiadas

Valeria dijo adiós

Las atletas peruanas empiezan a ser eliminadas de las Olimpiadas. Esta vez le tocó el turno a la nadadora Valeria Silva, quien se convirtió en la segunda deportista nacional en no poder avanzar en Beijing 2008.

Silva, quien participó en los 100 metros estilo pecho, no pudo clasificarse a las semifinales al quedar segunda en la serie 2, detrás de la representante de Kazajistán, Yekaterina Sadovnik.

La peruana hizo un tiempo de 1:11:64 y no le alcanzó para seguir en competencia. Pese a que comenzó bien y lideró los primeros 50 metros, la peruana cedió posiciones y fue superada por Sadovnik por medio segundo (1:11.14). El mejor tiempo en la clasificación lo obtuvo la australiana Leisel Jones (1:05:64), que logró además romper el récord olímpico.
_______________________________

TROME 05 de agosto de 2008

Sirenita peruana en Olimpiadas
Por: Carlos Lara Porras

• Valeria Silva, joven nadadora de 22 años, quien radica por estudios en Michigan, Estados Unidos, debutará el próximo miércoles 13 en los Juegos Olímpicos de Pekín.
• Entrena casi seis horas diarias, no va a fiestas y sueña darle una alegría al Perú, aunque sabe que es muy difícil.

Su figura de sirena bien pudo llevarla a las pasarelas, pero ella eligió la natación. Valeria Silva radica en Estados Unidos, pero está lista para defender los colores rojiblancos de Perú y participar en sus segundos Juegos Olímpicos. Debutó en Atenas 2004 y ahora, en Pekín, va en busca de nuevos retos.

Valeria, ¿cómo nace en ti la pasión por la natación?
Desde los cinco años aprendí a nadar, me gustó y empecé a entrenar en el Club Regatas Lima.
Provienes de una familia de deportistas.
Sí, mi mamá integró la selección de vóley y participó en los Juegos Olímpicos de Montreal. Mi hermano Matías está en la selección de la Copa Davis y mi hermana menor, Micaela, también juega tenis.

¿No te sedujo otro deporte?
De pequeña practicaba otras disciplinas junto a Matías, pero me encantó la natación y a él el tenis. También jugué vóley, pero no me gustó.

¿Quién fue tu descubridor?
Mi primer entrenador fue Javier Infante, en el Regatas Lima.
¿En Perú es difícil practicar natación como deporte de alta competencia?
No, porque encuentras piscinas en muchos lugares. Lo malo es que si uno quiere dedicarse profesionalmente, es complicado por la falta de apoyo.
¿Es sacrificada la preparación?

Es difícil, porque hay que madrugar para entrenar y, luego, practicar por la tarde. No es un deporte muy social, pues no puedes estar conversando mientras estás en el agua. El sacrificio vale, porque deseo seguir dándole más títulos y medallas al Perú. Cuando empecé tuve el apoyo de mis padres, para Atenas recibí la ayuda del Comité Olímpico que me mandó a Australia para entrenar y ahora cuento con el apoyo de mi universidad. La Federación cumple con pagarme los pasajes a los Sudamericanos.
¿Sientes que la natación y otros deportes no reciben el apoyo que sí tiene el fútbol que solo nos da amarguras y frustraciones?

Es una pena, porque hay chicos con talento no solo en la natación, sino también en otros deportes que se pierden por la falta de apoyo. Y, en muchos casos, porque deciden seguir una carrera universitaria, ya que ser deportista calificado en el Perú no es recompensado.

¿Qué piensas de la juerga de los futbolistas, donde hubo alcohol y mujeres en la concentración?
No es un buen ejemplo lo que hicieron, ellos son ídolos para los niños y jóvenes. El alcohol no ayuda a tener un buen rendimiento y por ahí, los muchachos pueden pensar que si un futbolista juega y toma, no pasa nada y se puede crear un concepto errado.
¿Es complicado entrenar y estudiar en la universidad?

Cuesta mucho trabajo, practico desde las 5:45 hasta las 8 de la mañana, para luego ir a estudiar y volver a entrenar desde las 2:30 a 5:30 de la tarde... y nuevamente ir a clases. Tengo que organizarme bien para cumplir con mis deberes en la universidad y descansar para entrenar al día siguiente. No es imposible hacer las dos cosas, cuando hay voluntad. A veces pierdo clases por los viajes a las competencias y cuesta ponerse al día.
¿Desde cuándo radicas en Estados Unidos?
Desde el 2004, luego de las Olimpiadas de Atenas.

¿Por qué elegiste la carrera de Biopsicología?
La carrera en sí se llama 'El cerebro del comportamiento y la ciencia cognitiva'. La elegí porque me pareció interesante por la parte cognoscitiva, el modo del aprendizaje, lenguaje y otras cosas relacionadas a ella. En Estados Unidos el sistema es diferente y solo un cuarto de los créditos que necesito para graduarme son de mi carrera y para ejercerlo tendría que hacer un posgrado.

Tengo entendido que luego empezarás a estudiar medicina.
Ya estoy próxima a terminar Biopsicología y, luego, empezaré con medicina, porque es una carrera que siempre me fascinó desde que estaba en el colegio.

¿Qué extrañas de la patria?
Mi familia, los amigos y la comida. Acá, en Michigan, no he encontrado ningún restaurante de comida peruana.
Con tu belleza y la linda figura, ¿alguna vez te han propuesto modelar?
Una vez, pero no tengo tiempo. No me interesa el modelaje, lo mío es la natación.
¿En Estados Unidos, los muchachos son más galantes o más fríos que los peruanos?
Encuentras de todo, ja, ja, ja.

¿Cómo estás del corazón?
Ahí, muy bien. Acompañada y sola a la vez, ja, ja, ja.
¿Te fijarías en algún futbolista?
No conozco a ningún futbolista, pero uno nunca sabe de quién puede enamorarse.
En tus relatos libres, ¿cómo te relajas luego de tanto entrenamiento y estudio?
Aunque no tengo mucho tiempo, me gusta estar en Internet, ver películas y leer, pero eso lo hago generalmente en vacaciones.

¿Te encanta la playa?
No mucho. Para nadar no, pero sí para pasar un buen momento.
¿Vas a fiestas o discotecas?
No, porque si voy a salir de noche, sé que no voy a rendir al día siguiente en los entrenamientos y en los estudios. Hay tiempo para todo, para eso están las vacaciones, donde muy poco salgo a fiestas.

¿Qué mensaje le darías a las autoridades del país para que apoyen al deporte?
Que traten de conseguir auspiciadores o recursos necesarios para que el deporte no esté abandonado en el Perú y si encuentran un joven con talento, traten de no perderlo.

¿Qué expectativas tienes en estos Juegos Olímpicos de Pekín?
Voy con todas las ganas de hacer una buena presentación, superar mi marca en los 100 meros pecho y conseguir un récord nacional. Pensar en el podio es muy complicado, porque en la natación no se dan sorpresas muy grandes. Estoy a cinco segundos para aspirar al podio y no creo que lo baje. Mi debut será el 13 de agosto y espero realizar una buena faena.
_________________________
PERU 21 31 de julio de 2008

“Un deportista calificado no es valorado en el Perú”
Autor: Carlos Lara Porras

No es una chica cualquiera. Tiene solo 22 años, pero hace una década que anda metida en una piscina y conquistando medalla tras medalla para la natación peruana. Encima, estudia una carrera de nombre medio extraño que revela un potencial intelectual que seguro le permitirá destacar en la vida profesional cuando deje las competencias. Valeria Silva Merea disputará su segunda olimpiada con la misma ilusión del principio. Será en su prueba favorita: los 100 metros pecho (su mejor marca es de 1m11s90c), donde suma tres títulos sudamericanos y muchos otros trofeos.

¿A qué apuntas en Pekín?
Voy con todas las ganas de hacer una buena presentación, superar mi marca y conseguir un récord nacional. Llegar al podio es complicado porque en la natación no se dan grandes sorpresas. Estoy a cinco segundos del podio y no creo que baje mi marca tanto.

¿Es cierto que luego de las Olimpiadas dejarás la natación?
Me gustaría nadar muchos años más, pero todo depende de cómo me vaya en Pekín y de las oportunidades que tenga para entrenar cuando retome mis estudios. En esa decisión no tendrá nada que ver el tema del apoyo de las autoridades. Si hubiera dependido de eso, hace rato me habría retirado.

¿Cómo surgió en ti esta pasión?
Desde que era chiquita. A los cinco años aprendí a nadar y me gustó. Luego empecé a entrenar en el Regatas. En realidad, vengo de una familia deportista. Mi mamá (Luisa Merea) integró la selección de voleibol y participó en los Juegos Olímpicos de Montreal; mi hermano Matías está en el equipo de Copa Davis, y mi hermana menor, Micaela, también practica tenis.

Es una pena que los deportistas no reciban suficiente apoyo.
Hay muchos chicos con talento que se pierden por la falta de apoyo. En muchos casos deciden seguir una carrera universitaria, ya que un deportista calificado no es valorado en nuestro país.

¿Qué opinas de las juergas en las que se vieron involucrados los jugadores de la selección y los de Alianza?
El deportista tiene que ser un ejemplo para los niños y los jóvenes. Que un futbolista tome y no pase nada puede crear un concepto errado en los jóvenes. El alcohol no ayuda a tener un buen rendimiento. Para la diversión están las vacaciones, aunque yo no voy mucho a fiestas. Prefiero entrar a la Internet, leer y ver películas.

¿Es muy sacrificada tu preparación?
Claro, porque entreno desde las 5:45 a.m. hasta las 8:00 a.m., y de 2:30 p.m. a 5:30 p.m. Después de ambas sesiones voy a la universidad, así que tengo que organizarme bien para cumplir con mis deberes. No es imposible estudiar y entrenar cuando hay voluntad, pero ahí vamos. Lo bueno es que la universidad me ha ayudado para mi carrera de deportista. Además, el sacrificio vale: yo quiero seguir dándole más títulos y medallas al Perú.

¿Desde cuándo estudias Biopsicología en Estados Unidos?
Desde 2004, luego de las Olimpiadas de Atenas. En realidad, la carrera se llama El Cerebro del Comportamiento y la Ciencia Cognitiva. Ya estoy cerca de terminar, y en agosto empezaré Medicina, que me fascina.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu