martes, 29 de julio de 2008

EL FUTURO ES RENOVABLE PARA EL BIOCOMBUSTIBLE?

LA REPUBLICA 27 de agosto de 2008

Brack pide prudencia con biocombustibles
Para no generar escasez de alimentos en el país, afirma.

El ministro de Ambiente, Antonio Brack, pidió prudencia cuando se busque promover el desarrollo de los biocombustibles para no cometer los problemas que originaron alzas de alimentos en el mercado exterior.

Ante el incremento del precio del petróleo en el mundo, algunos países optaron por desarrollar otra forma de combustible, y lo hicieron luego de procesar cultivos agrícolas como el maíz, soya, azúcar, entre otros.

"Hay que ser prudentes cuando se trate el tema del biocombustible. No podemos repetir los problemas acontecidos en el mundo que generaron alzas en el precio de algunos alimentos, como el maíz", alertó.

Consideró necesario analizar con detalle su desarrollo, pues "si el boom se produce como es anunciado, no se debe generar escasez de alimentos por sustitución de tierras de cultivo".

Brack dijo estar de acuerdo con el desarrollo de la industria azucarera para producir alcohol, pero expresó que su volumen dependerá de la demanda foránea.

CLAVES
Reglas. A fin de aprovechar tierras disponibles en el interior del país, el Ministerio de Ambiente aclara que éstas podrán ser desarrolladas en base a las políticas y reglas que aplica.

Destacan. Entre las políticas que destacan el análisis del desarrollo de los biocombustibles en nuestro país están el uso del agua, el catastro rural. A ello se suma el aspecto social en las comunidades.
____________________________

AMERICA ECONOMIA AGOSTO 26, 2008

El futuro es renovable
por AméricaEconomía.com

Brasil y Argentina seguirán siendo actores clave en la producción de biocombustibles regional

¿Tiene idea de cuánto biocombustible se produce al año en todo el mundo? 9.850 millones de litros. Pero según un reporte de la consultora F.O. Licht, ese monto debiera crecer entre 10% y 12% en el mediano plazo y América Latina podría ser una gran protagonista en este aumento. Porque aunque la Unión Europea aporta cerca del 66% de la actual producción mundial de biodiésel, con 6.500 millones de litros anuales, seguida de EE.UU, con 1.500 millones de litros anuales, Brasil y Argentina -con producciones relativamente menores a 500 millones de litros al año-, aumentarán considerablemente su cuota para 2012.

En el caso de Brasil, esta alza será dramática, pues F.O. Licht estima que el gigante sudamericano dispondrá de hasta 9.500 millones de litros anuales para principios de la próxima década. La estimación de la consultora no reviste novedad en sí, pues para nadie nadie es un misterio que el principal productor de biocombustibles en la región es Brasil, sin embargo, la propia F.O. Licht reconoce que no es Brasil sino Argentina el país llamado a transformarse en el mayor exportador de América Latina.

La primera razón es la estructura de impuestos favorable para la producción de biocombustibles que existe en Argentina, consigna el estudio de la consultora. De hecho, a partir del 1° de enero de 2010, todo el gas-oil y la nafta que se produzca en el país sudamericano deberá contener 5% de biodiésel (producido a partir de aceites vegetales) y 5% de bioetanol (producido a partir de caña de azúcar), respectivamente.

Una meta que aún está lejos del objetivo de Brasil de producir combustibles que contengan entre 20% y 25% de etanol y 5% de biodiesel para 2013 –actualmente un 25% de los coches brasileños utilizan sólo etanol y otro 5% de ellos pueden circular con etanol o gasolina indistintamente–, pero resulta más que conveniente si se considera que el gigante sudamericano debe satisfacer su gran demanda doméstica con una mezcla de un 3% de biodiésel en todo el diésel que se comercializa en el país, en comparación con Argentina, cuya infraestructura para exportaciones es tan grande como el interés de los compradores europeos.

Soja, la gran protagonista. Un punto importante en este escenario es la capacidad de los agricultores para producir soja, uno de los insumos más requeridos para producir biocombustibles. Y según analistas de la revista Oil World, el panorama se ve más favorable para la producción de soja en Argentina que en Brasil. Mientras en el primer país ésta “podría alcanzar los 50,5 millones de toneladas en la temporada 2008-2009 y superar los 47,5 millones de toneladas del ciclo 2007-2008”, en Brasil la expectativa ha bajado de 63 millones de toneladas a sólo 60 millones de toneladas.

Pero la propia Oil World advierte que las huelgas de los agricultores argentinos contra el impuesto a la exportación de la soja podrían ir en contra de las buenas perspectivas del país sudamericano, principalmente si se toma en cuenta que a fines de julio, los productores todavía tenían entre 15,5 y 16 millones de toneladas de oleaginosa sin vender en sus campos, una cantidad muy superior a las 3,7 millones de toneladas de igual mes de 2007.

“Todo es cuestión de voluntad”, dice el dice el socio y director del área Recursos Naturales de la consultora Accenture en Chile, Marcelo Herskovits. Porque aunque Brasil va 25 años por delante de Argentina en el desarrollo de biocombustibles, “eso no significa que no se pueda recuperar el tiempo perdido” (ver Tendencia en verde), explica y destaca el importante papel de los gobiernos “a partir del momento en que definen la participación de un porcentaje de alcohol o bioetanol en la gasolina y fijan precios mínimos, a través de la compra de excedentes de producción”, precisa el experto en energías renovables de Accenture.

“Hoy los empresarios tienen que poder tomar decisiones que después no sean desechadas por algún cambio inesperado en las legislaciones de los países”, agrega Herskovits, quien precisa que “independientemente de cuál sea la demanda actual por biocombustibles hay un mercado global que se está desarrollando”. Si hay voluntad de que esta tendencia continúe, los beneficios ya no sólo favorecerán a un grupo de agricultores.

No hay comentarios:

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu