viernes, 13 de junio de 2008

SIN ANIMO DE OFENDER. RAZONES PARA LA MISANTROPIA

LA REPUBLICA 10 de Junio de 2008

Sin ánimo de ofender. Razones para la misantropía
Eduardo Adrianzén

Estos días, el ex actor cómico Justo Espinoza, "Petipán" volvió a llamar la atención en diarios y programas de TV por su radical negativa a hablar con los medios e impedir que alguien meta las narices en su soledad y aparente pobreza, lo cual generó que algunos fariseos declaren estar "muy preocupados" por su salud mental sin que a ninguno se le ocurra la razón más simple: ¿por qué el señor Espinoza habría de dar entrevistas para generarle rating o ventas a otros? Es un payaso jubilado (ser payaso no es peyorativo: es un oficio tan digno como el periodismo) y tiene todo el derecho a no querer divertir a nadie nunca más. ¿O acaso van a darle un trabajo en la TV por dejarse entrevistar? Jamás, y él con certeza lo sabe. Por eso resultó grotesca la persecución de un reportero tratando de llamar su atención diciendo que querían "hacerle un homenaje". ¿Qué le importará los homenajes a un actor que fue expectorado por la TV cuando envejeció y perdió la gracia? ¿Por qué hoy él tendría que ser amable con una farándula que lo descartó hace años? Hace bien "Petipán" en ignorar a quienes lo persiguen. Sabe que lo buscan para una "nota humana" que conmueva a los nostálgicos y ganar unos puntos de sintonía, para luego volver a olvidarse de él hasta el día de su velorio. Hacen bien los actores retirados en despreciar la interesada y falsa lástima de un medio que de sobra conocen.

Y a propósito del tema: quienes conocieron a Alejandro Romualdo –casualmente, hijo del gran cómico Alex Valle, colega de "Petipán"– dicen que también era hosco, reacio a la vida pública y la feria de las vanidades… pero quizá estaría harto de que cada vez que lo invitaban para un evento, le pedían que lea o recite "¡y no podrán matarlo!", y nunca algo distinto dentro de su variada producción poética.
A veces los misántropos tienen sus razones. "Más conozco a los humanos, más quiero a mi perro". ¿Quién fue el pensador que lo dijo, aparte de César Hildebrandt?

1 comentario:

ruben dijo...

buena petipan, sigues siendo grande, entendemos que no es nada personal.

Las plaquetas de la Nueva Maravilla

Las plaquetas de la Nueva Maravilla
Las plaquetas que ganó Machu Picchu